La histórica marejada que azota a la isla dejó en Loíza vehículos sepultados en la arena y algunos de los famosos kiosco de venta de fritura inundados con agua salada y más arena. Es que en este pequeño pueblo costero, "el mar entra como si fuera su casa", informó el vicealcalde de Loíza, el ingeniero Rafael Ortiz Escobar. En general, el municipio informó en un breve parte de prensa que atraviesa una situación similar a la registrada en septiembre pasado tras el paso de los huracanes Irma y MaríaHay vegetación que se ha caído, zonas inundadas y escombros principalmente en la carretera PR-187, en los sectores de Piñones y Vacía Talega. "La situación no es una cosa para salir corriendo, pero sí hay que tomar medidas de precaución para evitar mayores riesgos", comentó el ingeniero. Al mediodía, las situaciones de emergencia que atendía el municipio se reportaba principalmente en la comunidad La Torre, en la entrada de Piñones.Allí, el mar entró a las residencias. Una madre y su hija fueron rescatadas. Estas fueron reubicadas en un refugio que estableció el municipio en la escuela elemental de Medianía Alta. La supervisora de Manejo de Emergencias Municipal, Verónica Osorio, comentó que en el área de la Playa Tocones dos autos quedaron anoche enterrados en la arena, luego de que sus conductores intentaran transitar por la vía pese al fuerte oleaje. Dijo que los vehículos eran un Toyota Corolla y una guagua Armada. "Quedaron enterrados por la corrientes del mar. Se les orientó (a los conductores) de la peligrosidad del paso y lo peligroso que estaba el mar, pero insistieron en pasar", comentó la funcionaria.
(Suministrada)
Por otro lado, el director de Operaciones y Respuesta de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, Joel Figueroa Betancourt, indicó que la vía continuará cerrada por las próximas horas. Actualmente, maquinaria del municipio de Loíza y de Carolina intenta limpiar las zonas que no están inundadas.  El vicealcalde comentó que lo que se ha proyectado es solo dar paso a los residentes de la zona y a vehículos que atiendan emergencias. Entretanto, el meteorólogo Gabriel Lojero, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), informó que esta mañana en Loíza pudieron haberse registrado olas rompientes de hasta 30 pies de alto a causa de la histórica marejada que afecta al país desde ayer. La misma es provocada por una baja presión.
Promueven desalojo de residentes cercanos a las costas de Loíza
La alcaldesa Julia Nazario y el director interino de la AEMEAD, Carlos Acevedo, hacian un llamado a los loiceños a moverse a lugares seguros debido a las altas marejadas.