República Digital - Indotel Anuncio

22 de junio del 2021

Política

¿Qué pasa en El Salvador? La atención mundial al controvertido liderazgo de Bukele

 Proporcionado por Milenio Nayib Bukele ha sido cuestionado por su gestión en El Salvador. | Fotos: AFP; Diseño: Mauricio Ledesma El cambio de magistrados de la Corte Suprema en El Salvador, por decisión del Congreso de ese país, que hoy favorece al gobierno, ha puesto en la agenda internacional el suspicaz liderazgo de Nayib Bukele, el […]




 Proporcionado por Milenio Nayib Bukele ha sido cuestionado por su gestión en El Salvador. | Fotos: AFP; Diseño: Mauricio Ledesma

El cambio de magistrados de la Corte Suprema en El Salvador, por decisión del Congreso de ese país, que hoy favorece al gobierno, ha puesto en la agenda internacional el suspicaz liderazgo de Nayib Bukele, el mediático y controvertido presidente de esa nación que hoy está bajo cuestionamientos de países y organizaciones que temen que la democracia actual pase a ser una nueva dictadura del Siglo XXI.

El presidente salvadoreño ha tenido que hacer frente a la serie de críticas que han calificado esto como una irrupción y atentado a los procesos que favorecen la democracia en el país centroamericano, al que cada vez más aleja al territorio de las principales instituciones mundiales.

¿Qué pasa en El Salvador?

Las primeras incomodidades internacionales surgieron en marzo de este año, cuando el partido Nuevas Ideas, de Bukele, arrasó en los comicios legislativos. Con esta mayoría en en ese poder del estado salvadoreño, recién asumida, comenzaron las decisiones: se cambió al fiscal general de la República, así como a los jueces que componían la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de esa nación.

Estados Unidos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Comisión Internacional de los Derechos Humanos (CIDH), la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) son algunos de los que ya han expresado, de diferentes formas, sus preocupaciones ante la institucionalidad y los procesos democráticos en El Salvador, pero eso a Bukele no lo tiene preocupado.

«Estamos limpiando nuestra casa… y eso no es de su incumbencia«, respondió el presidente a través de Twitter a la comunidad internacional el 1 de mayo, el mismo día en que se ratificaron los nuevos integrantes al Poder Judicial.

Bukele, el hombre que en en la red social se describe como «un instrumento de dios en nuestra nueva historia», ha lanzado constantemente cuestionamientos a los roles de algunos organismos: en septiembre de 2020 afirmó que la ONU es “todavía más irrelevante” y ahora, tras la preocupación en la UE por lo que decidió el Congreso, comparó a la comunidad internacional con el nazismo y agregó que “están equivocados” al hacer críticas a su gestión.

Desde Estados Unidos, las instancias que lo alejan con El Salvador se hacen cada vez más claras. Una de ellas tiene que ver con los trabajos que hace el primer país para frenar el aumento en la migración. Y es que solamente se han contemplado reuniones con México y Guatemala, éste último parte de las naciones del Triángulo Norte, pero no con las otras dos que componen esa zona perimetral, como son el gobierno de Bukele y con Honduras, donde su presidente, Juan Orlando Hernández Alvarado, está en la mira por supuestas vinculaciones con un narcotraficante que enfrenta un proceso en Nueva York.

La defensa de Bukele

Por parte del actual presidente de El Salvador, no hay ningún atisbo de que pueda dar pie atrás a la decisión tomada desde el Congreso. De hecho, más allá de la presión internacional, él mismo anticipó nuevas destituciones: «El pueblo no nos mandó a negociar. Se van. Todos», escribió en Twitter el 3 de mayo.

Su gobierno busca dar un giro a otros mandatos que hubo en el país, haciendo referencia principalmente a los últimos 30 años de El Salvador, tras la guerra civil, donde los bloques Alianza Republicana Nacionalista y Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional dominaron la administración del territorio, el primero con cuatro presidentes y el otro con dos.

Durante ese tiempo, las tres décadas que hace referencia Bukele, El Salvador estuvo marcado por la corrupción y las pandillas, donde el poder de las maras se hizo presente en las cárceles y calles, sin importar si quien estaba en la administración presidencial era de derecha o de izquierda.

Con su llegada a la Casa Presidencial de El Salvador y sin pertenecer a los dos emblemáticos bloques, Nayib Bukele, ha hecho constantemente rechazos a las tomas de decisiones de sus antecesores, los ahora ex magistrados fueron señalados por el mandatario quien los acusó de no permitirles en su momento cuidar la vida de sus ciudadanos.

La defensa de Bukele incluyó sus controvertidos mensajes en las plataformas digitales, en una de ellas compartió un video donde mostraba un show con músicos y bailarinas dentro de los juzgados.

Viniendo de un partido que es considerado de centro, aunque con marcados rasgos conservadores, el presidente del país centroamericano impulsó el Plan Control Territorial, el cual tiene por objetivo combatir el narcotráfico y el control fronterizo, aunque esta misma idea ha sido cuestionada por organizaciones civiles que acusan abuso de autoridad y vulneración de los derechos humanos.

Aún con esto, el mandatario también ha tratado de fortalecer los lazos con las Fuerzas Armadas del país, donde destacó su rol en ese mismo plan, así como la ayuda realizada en los últimos huracanes tanto en ese territorio como en Honduras y Guatemala.

Noticias destacadas