República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Política

¿Qué pasa?, PRD ciego, sordo y mudo

Por FERNANDO PEÑA.     En la sociedad dominicana de todos los tiempos ha habido, hay y habrá discrepancias, divisiones, no solo de los partidos sino de todos los actores vivos, el problema es ver la gravedad, profundidad, duración y salir de ella. La sociedad dominicana está en crisis por los efectos del Covid19, tenemos nuevo gobierno, nuevos […]




En la sociedad dominicana de todos los tiempos ha habido, hay y habrá discrepancias, divisiones, no solo de los partidos sino de todos los actores vivos, el problema es ver la gravedad, profundidad, duración y salir de ella. La sociedad dominicana está en crisis por los efectos del Covid19, tenemos nuevo gobierno, nuevos actores en el Estado, nuevo presidente. No hay duda que se trata de una de las situaciones más difíciles que ha enfrentado el país en varios decenios. Le costará muchísimo salir de ella. Uno se pregunta, porqué el silencio, la inercia, la parálisis del PRD, porqué se ha impuesto la dictadura del silencio mientras los demás partidos políticos, opinan, se reúnen, planifican sus planes y acciones después de las elecciones. Un partido como el PRD no puede estar en silencio mientras en el país se discute y planifica como salir de la crisis. El cambio de gobierno es normal en una sociedad democrática y participativa, la crisis no es coyuntural, es el reflejo de problemas estructurales graves que padecemos y que se repiten cíclicamente. Esta crisis, que no es local solo sino mundial, tiene unos efectos irreversibles: una creciente emigración a corto plazo, básicamente de gente joven y con niveles de capacitación profesional, el desempleo, la destrucción de un número importante de empresas industriales, comerciales y de servicios, la destrucción de los actores fundamentales de la economía nacional, del Estado Y se le agrega a ello el desánimo generalizado, la falta de expectativas de sectores. El cansancio de la sociedad. El PRD no puede caer en ese desanimo… Tiene que levantar su bandera de lucha, sus ideas, sus principios, aferrarse a los jóvenes ante el agotamiento de la sociedad, de los pobres, de los marginados, porque ellos han perdido hasta ese derecho elemental. Los síntomas del cansancio que se perciben en el PRD pueden llevarlo a la agonía definitiva y definitoria. El PRD debe abrirse a propuestas para los marginados, los pobres, los pequeños y medianos empresarios, comerciantes, gente del campo, profesionales, técnicos que sienten que le destruye el pesado aliento de la crisis. Ayuden a sacar a la sociedad dominicana de esta sensación de agotamiento general… Óiganlo bien, el peligro más grande que amenaza al PRD es el cansancio. Y ese cansancio ya no es solo amenaza, les ataca en toda la línea. El PRD debe hacer oposición constructiva, ayudar a que el nuevo gobierno, el PRM cumpla las promesas electorales. Que ayude a salir al país de esta crisis que lo lacera todo. El tiempo de “patria o muerte “ya se agotó… El PRD tiene que recuperar el crédito que mantenía con la opinión pública. Estamos en una época de un estilo político más abierto. No dejemos, ni esperemos que la impaciencia crezca más y que las expectativas se agoten. Vean, analicen el aspecto fundamental que tiene que ver con el manejo de los tiempos políticos. Pero sobre todo con los tiempos de toda la sociedad que, en definitiva, son los más importantes: los que vinculan al ciudadano con el poder, a las personas con el sistema político. Asistimos y participamos en un proceso electoral que nos mostró el desencanto, la apatía de los ciudadanos con una baja votación, una obtención alarmante. Creo que la obtención más larga de toda su historia. Pero los votantes cumplieron para darle legitimidad al nuevo gobierno, y eso es lo que cuenta. Los votantes cumplieron, debe el PRD asumir la colaboración y el espacio legítimo, de pleno derecho de exigir de los ciudadanos. El PRD debe dejar escuchar su voz… Es que se le olvida que al PRD nadie puede venir a darles lecciones de democracia participativa. Porque su historia está ahí, escrita con lágrimas, sudor y sangre en la historia republicana. La gravedad de los problemas sociales y económicos imponen una participación activa, inmediata del PRD. La política es, en definitiva, el arte de manejar los tiempos posibles. El PRD no puede resignarse a quedar ciegos, mudos, sordos y paralizados.

Noticias destacadas