República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Política

Qué Se Dice: A la garata con puño

Por Claudio Acosta. Por ser una expresión tan nuestra el título de esta entrega debería explicarse por sí mismo, pero si acaso eso no fuera suficiente el golpeado rostro del dirigente del PRM de la Línea Noroeste, a quien un compañero agredió durante un encuentro en el que se discutía la asignación de cargos en […]




Por Claudio Acosta.

Por ser una expresión tan nuestra el título de esta entrega debería explicarse por sí mismo, pero si acaso eso no fuera suficiente el golpeado rostro del dirigente del PRM de la Línea Noroeste, a quien un compañero agredió durante un encuentro en el que se discutía la asignación de cargos en el Gobierno, es suficientemente ilustrativo del ánimo que prima en una militancia que empieza a desesperarse porque no acaban de llegar los empleos prometidos, sobre todo después de comprobar que, una vez mas, los que llegaron de último son ahora los primeros.

Dieciséis años consecutivos jalando aire en la oposición podrían explicar, desde el clientelismo que permea hasta el tuétano nuestra cultura política, ese comportamiento, que simplemente nos recuerda lo difícil que es, buenas intenciones aparte, cambiar a nuestros políticos y sus mañas.

Algo que parecen haber olvidado, supongo que debido al profundo “anhelo de cambio” que llevó a la sociedad dominicana a darle la espalda al PLD en las pasadas elecciones, quienes han criticado con dureza que los cargos en el gobierno se distribuyan como quien reparte el botín de guerra luego de conquistada la batalla, privilegiando a las cabezas de facciones y sus familias; sin olvidarse, por supuesto, de darle lo que le corresponde a los aliados, incluidos aquellos que solo hicieron bulto.

Un pleito entre perremeístas jalándose las greñas por cargos no es, precisamente, la clase de imagen que le interesa proyectar a un gobierno que ha prometido un cambio, y por eso el dirigente agresor fue ayer suspendido por la dirigencia de su partido, que envía así un mensaje claro y contundente a eventuales imitadores.

Pero si algo demostró, en su primera semana, el gobierno que encabeza Luis Abinader, es que algunas cosas no van a cambiar de hoy para mañana, como quisiéramos todos, en tanto otras, que tienen que ver con el comportamiento de nuestra clase política, probablemente no cambien nunca.

Noticias destacadas