República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

¿Quién es el ofendido?

Hay un personaje folclórico que ya no existe pero que sus sabidurías nos sirven para aplicarlas a la complejidad del mundo. En él pensé cuando supe que una vez terminaron la renegociación del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la República Popular de China,  el Canciller decide llevar a su esposa a Roma donde el Papa […]




Hay un personaje folclórico que ya no existe pero que sus sabidurías nos sirven para aplicarlas a la complejidad del mundo. En él pensé cuando supe que una vez terminaron la renegociación del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la República Popular de China,  el Canciller decide llevar a su esposa a Roma donde el Papa Bergoglio, dejando así el tema inconcluso: Ambos países deben presentar candidatos para que sean los primeros embajadores de las reanudadas sedes negociadoras.

En días pasados, a un CC (comité central) se le ocurrió  una charla para dar una lección de geopolítica de como la geoestratégica  China llegó a la coyuntura actual, y se dio interesante (ante 5,000 años de historia China y un poco más de quinientos de  años de la criolla),  dicen las malas lenguas, pero no es estratégico y si tardío. Y habrá que darse cuenta que los tiempos cambian, aunque sean los tiempos los que cambian,  así decía el “canciller” nada menos que el inefable  Freddy Beras Goico  en uno de sus roles de Morrobel.

Como lo sacó de la vista de los viandantes, así fue su éxito, al Embajador Interino de Estados Unidos en República Dominicana Robert Capley,  quien  luego de visitar  a nuestro Presidente, lanza la perogrullada de que a Estados Unidos no le gustó la renegociación de la soberanía China en nuestro país. La reseña se encuentra en El Caribe: “Diplomático de EE.UU. dice no le gustó  la ruptura con Taiwán”.

Él debió de dar la función de gala, con las lágrimas incluidas.  Todavía no es suficiente para el PRD purgar la tercera  oportunidad de reivindicar el fin  de la Guerra Civil China  y el final de la Segunda Guerra Mundial para Asia,  para que el PRD de Miguel Vargas perdiera el chance  de rescatar este caso del fondo de la historia.

Por eso el rol de ofendido del Embajador Interino  Capley no le corresponde. Es del dueño de la fiesta. A quien le toca protestar porque el show es del titiritero mayor ¿Y quién es?  El piropo iba para Trump.  Veamos cuando le llegue  el turno de contestar.

¿Qué se le ocurriría decir a Morrobel?

Noticias destacadas