República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Opinión

Ratones cuidando el queso

Aunque el gobierno ha defendido, por razones “institucionales”, la designación del Ministro de Medio Ambiente en la comisión  que investigará la legalidad del permiso otorgado para la construcción   de un hotel en el parque Nacional Cotubanamá, en ninguna cabeza cabe que una persona –funcionario  o ciudadano común– a la que se le atribuye  un delito, […]




Aunque el gobierno ha defendido, por razones “institucionales”, la designación del Ministro de Medio Ambiente en la comisión  que investigará la legalidad del permiso otorgado para la construcción   de un hotel en el parque Nacional Cotubanamá, en ninguna cabeza cabe que una persona –funcionario  o ciudadano común– a la que se le atribuye  un delito, en este caso ambiental,   forme parte  de la investigación que determinará si violó o no la ley. Y ese es un principio  tan elemental, y la participación  de Ángel Estévez  en esa comisión un conflicto  de intereses tan obvio, que cuesta creer que  alguien  tenga  la cachaza de  invocar la institucionalidad para justificarlo. Esa designación    ha contaminado de suspicacia   la decisión del presidente Danilo Medina, aplaudida  por la Academia de Ciencias y grupos ambientalistas, de suspender la construcción del hotel, hasta tanto se lleve a cabo –en palabras de Gustavo Montalvo– “un estudio integral de todas las normas legales y reglamentarias así como los compromisos internacionales en materia medio ambiental en esa área protegida”. ¿Por qué no se hizo ese “estudio integral” antes de tomar la decisión  de conceder el permiso? Esa es una pregunta fácil de responder cuando se recuerda que el  gobierno  construye,  por encima de varias sentencias judiciales,  una terminal de autobuses en el Parque del Este,    agresión   de la que ha sido cómplice, por omisión, el Ministro de Medio Ambiente, quien ayer fue acusado por la diputada Ginette Bournigal de permitir la depredación de áreas protegidas en Puerto Plata. Por eso algunos   ambientalistas   han llamado depredador, entre otros piropos, al señor  Estévez, críticas que deberían  ser dirigidas también   a quien lo designó  en el cargo,  que en su condición de ciudadano mejor informado del país, que   conoce bien el pedigrí de sus colaboradores,   sabe mejor que nadie que es muy mala idea poner  a los ratones  a cuidar el  queso. Por: Claudio Acosta

Noticias destacadas