República Digital - Indotel Anuncio

15 de junio del 2021

Portada

Rebrote afecta considerablemente las embarazadas; suman 596 mujeres contagiadas

En un informe de Sinatrae se revela que 12 de 18 personas ingresadas en UCI del Marcelino Vélez son mujeres, entre embarazadas y recién paridas El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Enfermería (Sinatrae), Julio César García Cruceta, reveló este viernes que 12 de las 18 personas ingresadas en cuidados intensivos en el […]




En un informe de Sinatrae se revela que 12 de 18 personas ingresadas en UCI del Marcelino Vélez son mujeres, entre embarazadas y recién paridas

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Enfermería (Sinatrae), Julio César García Cruceta, reveló este viernes que 12 de las 18 personas ingresadas en cuidados intensivos en el hospital Marcelino Vélez Santana son mujeres, en su mayoría embarazadas o que recientemente dieron a luz.

“En el hospital Marcelino Vélez, de 18 camas de cuidados intensivos que están ocupadas, 12 son mujeres, la mayoría embarazadas y las otra que acaban de parir”, indicó García.

En un mes los casos de COVID-19 en embarazadas pasaron de 358 a 954. Es decir que 596 mujeres encinta se contagiaron entre el 20 de abril y el 20 de mayo, según datos del Ministerio de Salud Pública.

En ese sentido, el gremialista planteó que las autoridades deben armar un protocolo de bioseguridad para las embarazadas porque lo que pasa en el Marcelino Vélez, “es un hecho muy significativo”.

Entre tanto, ante la alerta epidemiológica emitida por el Ministerio de Salud Pública, que entre otras cosas recomienda el uso de mascarilla en todo momento de los no inoculados, la presidenta de la Sociedad de Neumología y Cirugía del Tórax, Evangelina Soler señaló que también los vacunados deben mantener el distanciamiento social y el uso de mascarilla constante, porque han visto una gran cantidad de pacientes, que pese a estar ivacunados presentan la infección por COVID-19.

Al referirse al tema de las medidas, la especialista indicó que para evitar las aglomeraciones y las fiestas clandestinas es necesario un toque de queda más restrictivo. “Definitivamente, es muy importante evitar los aglomerados y las fiestas clandestinas que solo se logrará con el toque de queda que limite dichas actividades”, dijo.

Alerta epidemiológica

Esta semana cierra con una alerta epidemiológica para el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, debido al rebrote registrado por COVID-19 y por el aumento en la ocupación hospitalaria de los pacientes con coronavirus, que ha obligado a las autoridades a habilitar más camas en otros centros para dar respuesta a la situación.

Dentro de las recomendaciones de esta alerta epidemiológica se encuentra una enfocada en las personas que aún no se han vacunado y otra a las que sufren de diabetes, hipertensión u obesidad. Además, las acostumbras, como el uso obligatorio de las mascarillas, incluso en espacios públicos y abiertos, el lavado de manos y el distanciamiento físico.

Salud Pública pidió a las personas que no están vacunadas acudir a puesto de vacunación para que sean inoculadas. “Se ha demostrado que el 80 % de las personas ingresadas por COVID-19 no habían sido vacunadas”.

A las personas enfermedad de diabetes, hipertensión u obesidad grado 2 o 3, que no están vacunadas contra el coronavirus, les pide evitar visitar Santo Domingo y el Distrito Nacional y evitar el contacto cercano con personas que padezcan infecciones respiratorias agudas.

Más camas

Ante el aumento de la ocupación por COVID-19, el Ministerio de Salud realiza esfuerzos por recuperar las camas que antes se disponían en los diversos centros y que debido a la baja de casos que se produjo meses atrás fueron retiradas, así lo informó el viceministro de Salud Colectiva, Eladio Pérez.

“Cuando tuvimos el mayor pico de la epidemia en el país había un número de camas que fueron disminuidas y ahora estamos tratando de buscar la manera de que sigan reabriendo esos espacios”, dijo.

Con relación a la ampliación en centros como el Moscoso Puello o el Marcelino Vélez Santana, que están a su máxima capacidad, Pérez explicó qué hay limitaciones físicas que no permiten agregar más camas a estos hospitales, por temas de cumplimiento sanitarios.

“Tenemos planes de seguir aumentado donde sea posible. El Luis Eduardo Aybar fue inaugurando y tiene ya unas 60 camas, estamos viendo si también podemos seguir aumentando el número en este centro para aumentar la capacidad”, dijo.

Traslados

Entre tanto, pacientes COVID-19 que esperaban camas para ser ingresados en el Hospital Moscoso Puello empezaron a ser trasladados a otros centros de salud, que sí cuentan con disponibilidad, explicó la subdirectora del Servicio Nacional de Salud, Yocasta Lara.

“Estamos trasladando los pacientes que están en silla de ruedas, para que tengan una mejor condición, lo estamos llevando a los hospitales dónde tenemos disponibilidad de camas”, dijo.

Lara indicó que los pacientes serán trasladados al Luis Eduardo Aybar, al Rodolfo de la Cruz Lora y al Santo Socorro, de ser necesario. De igual forma, señaló que cuentan con dos ambulancias para realizar los traslados.

Pacientes jóvenes

Por otro lado, la encargada del área COVID-19 de este centro, la doctora Indira Jiménez, explicó que la mayor cantidad de pacientes que llegan al hospital por coronavirus son jóvenes que ronda entre los 22 y personas de 45 años.

Explicó que debido a que las personas continúan acudiendo a este centro a pesar de estar lleno, tienen algunos pacientes en sillas esperando ser ingresados o trasladados.

Noticias destacadas