República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Mundiales

Redadas contra inmigrantes en EE.UU. deja 680 arrestados en una semana

Mexicanos expresan miedo ante el asecho. Washington – Un total de 680 personas fueron arrestadas la semana pasada en diversas redadas contra inmigrantes que viven de manera ilegal en Estados Unidos, dijo el lunes el Departamento de Seguridad Nacional (HSD, por sus siglas en inglés). La cifra es muy inferior a la de operaciones similares […]




Mexicanos expresan miedo ante el asecho.

Washington – Un total de 680 personas fueron arrestadas la semana pasada en diversas redadas contra inmigrantes que viven de manera ilegal en Estados Unidos, dijo el lunes el Departamento de Seguridad Nacional (HSD, por sus siglas en inglés).

La cifra es muy inferior a la de operaciones similares efectuadas durante el gobierno de Barack Obama. Y aunque la Casa Blanca se adjudicó los arrestos, el HSD aseguró que son de rutina.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) se ha enfocado en inmigrantes que representen una amenaza para la seguridad pública, entre ellos delincuentes convictos y miembros de pandillas, dijo el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly.

Afirmó que 75% de los detenidos eran personas implicadas en un delito y algunos estaban sentenciados por homicidio y agresión sexual agravada.

Según funcionarios del ICE, 161 personas de 13 países fueron arrestadas en la zona metropolitana de Los Ángeles y todas, salvo 10, eran delincuentes convictos. Más de 100 de ellas provenían de México.

En Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur fueron arrestados 190 inmigrantes, de los cuales 127 eran delincuentes convictos.

Kelly dijo que los agentes también efectuaron detenciones en Nueva York, Atlanta, Chicago y San Antonio.

No había detalles disponibles sobre los arrestados, pero las detenciones y los rumores sobre otras redadas causaron temor y confusión entre los inmigrantes.

Defensores de los inmigrantes y la Casa Blanca han dejado entrever que los arrestos son preludio del compromiso del presidente Donald Trump de deportar a inmigrantes implicados en delitos y otros que viven sin permiso en Estados Unidos.

Trump alardeó el lunes que su gobierno cumplía el compromiso que él hizo durante la campaña de combatir a «los malos».

«Yo dije al principio que iríamos por los malos, los verdaderos malos, y los vamos a sacar», afirmó Trump en conferencia de prensa con el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Sin embargo, funcionarios del ICE y Kelly dijeron que los arrestos eran parte de las acciones de rutina de la agencia. Hubo mayores arrestos en redadas similares efectuadas durante el gobierno del presidente Barack Obama. En marzo de 2015, el ICE dijo que en redadas efectuadas durante cinco días hubo más de 2,000 detenciones.

Sin embargo, durante el gobierno de Obama los agentes del ICE arrestaban por lo general a prófugos de inmigración y delincuentes convictos. Los arrestos de la semana pasada incluyeron a personas cuyo único delito era de carácter migratorio.

Temerosos los mexicanos tras redadas migratorias

Verónica, una inmigrante mexicana de 39 años que prefiere no dar su apellido, pidió el lunes como día libre en el supermercado en el que trabaja como cajera para poder informarse sobre cómo responder si las autoridades migratorias llaman a su puerta.

Por su parte, Humberto León Hernández, un jornalero de 41 años, no fue a trabajar en un puesto de la construcción para acudir a la misma reunión y aprender cuáles son sus derechos como mexicano en Estados Unidos.

Aproximadamente un centenar de inmigrantes mexicanos como ellos abarrotaron el lunes la iglesia de San Andrés en Yonkers, a las afueras de Nueva York, tras el nerviosismo reinante debido a redadas de agentes de inmigración que se han llevado a cabo en la ciudad en los últimos días y que han terminado con la detención de 41 inmigrantes que viven ilegalmente en el país. Las detenciones también han alcanzado cifras de 200 personas en Georgia y Carolina del Sur y del Norte, y más de 150 en Los Ángeles y alrededores, según los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas.

En Yonkers, el cónsul Diego Gómez Pickering instó a la comunidad mexicana a mantenerse unida, no hacer caso de información falsa y denunciar casos de abuso si uno es testigo de ellos. «No hay que vivir con miedo. Eso nos hace tomar decisiones equivocadas», dijo al público. «Sepan que tenemos las puertas abiertas, los teléfonos abiertos, queremos que se respeten sus derechos».

Durante la reunión, el cónsul y dos de sus empleados explicaron la importancia de no abrir la puerta a agentes de inmigración a menos de que éstos lleven una orden judicial, de no firmar nada en caso de arresto sin la presencia de un abogado y de llamar a familiares para que éstos avisen al consulado. También destacó la importancia de llamar en cualquier momento al Centro de Información y Asistencia a Mexicanos (CIAM) para que les sea respondida cualquier pregunta e incluso para encontrar «asesoría emocional».

En caso de deportación, Pickering dijo que es beneficioso tener vigentes documentos de identificación mexicanos y haber registrado en el consulado a niños nacidos en Estados Unidos, ya que en México podrán continuar con sus estudios.

Grupos que defienden a los inmigrantes y la Casa Blanca han dicho que las redadas forman parte de la nueva política del presidente Donald Trump para ejercer mano dura contra la inmigración ilegal. Aun así, personal de los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas ha dicho que las operaciones han sido rutinarias y similares a las que ocurrían bajo el gobierno del expresidente Barack Obama.

Hernández, el jornalero mexicano, dijo a The Associated Press que sabe de compañeros suyos que temen ir a trabajar por la posibilidad de ser detenidos por agentes federales. El inmigrante, que lleva 17 años en Nueva York, tiene dos hijos nacidos en Estados Unidos y su esposa no puede trabajar porque recibe diálisis.

«Lo que más me preocupa son los niños», aseguró. «No sabemos cuándo y dónde nos pueden agarrar».

De los 41 detenidos en Nueva York, el gobierno dijo que 38 habían sido acusados de delitos. Uno de ellos es un salvadoreño que pertenece a la pandilla MS-13, señaló la agencia migratoria, y otro es un mexicano acusado de asaltar sexualmente a un menor. Activistas, sin embargo, han criticado la falta de información que la agencia ha emitido sobre los supuestos delitos de los 41 arrestados.

Noticias destacadas