República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Política

Reloj y no en bolero

Orlando Gil. orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice El reloj del gobierno empezará a marcar desde enero, e impor­tante saber desde ahora si las manecillas girarán adelante o hacia atrás. Cualquiera de las vueltas será posible, pues más que un pueblo sumiso, uno desespe­rado, exigente, y el gobierno da notaciones de ser milagroso. Aunque su perfil hasta ahora es de […]




Orlando Gil.
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice
El reloj del gobierno empezará a marcar desde enero, e impor­tante saber desde ahora si las manecillas girarán adelante o hacia atrás. Cualquiera de las vueltas será posible, pues más que un pueblo sumiso, uno desespe­rado, exigente, y el gobierno da notaciones de ser milagroso. Aunque su perfil hasta ahora es de milagrero. Las tareas son muchas y sería error em­prenderlas todas al mismo tiempo, con tan­ta envergadura, o desgaste o cansancio o falta de recursos. Ese conceder arriba y dar abajo no necesa­riamente crea dinámica, pues se aprovecha el de arriba y se acostumbra el de abajo. Difícilmente pueda irse como en el carre­teo de estos días un carro al lado y detrás del otro, y la lucha contra la corrupción es buena, y la transparencia también, pero no caen del cielo. Hasta ahora se investiga y se hacen expe­dientes, pero salir a camino no significa que el viajero llegue a su destino. El presidente quiere que lo recuerden co­mo reformador y honesto, y puede intentar uno y ser lo otro, pero nada garantiza que su intención y espíritu contagien a sus co­laboradores. Una ministra debió de renunciar y un viceministro fue defenestrado, y los aires acondicionados del Palacio Nacional son tan viejos que hacen ruido. El ruido es peor que los fantasmas. Aunque el mandatario luce advertido y no comete el error de su antecesor que cre­yendo que eran agujas de acupuntura dejó que le colocaran banderillas, y no hay to­ro que resista las puyadas continuadas del auxiliar a caballo. La historia todavía no se cuenta, pero en su momento se sabrá que la confianza le quitó el cascabel al gato y éste, abierta­mente, dispuso de la casa. Conviene por tanto vigilar de principio a fin, pues el descuido no es un riesgo, un peligro, y la clave de la gobernabilidad es­tá en oler a tiempo el peligro y prevenir los daños. El 2021 viene tan cargado que hará fal­ta uno que otro Cirineo ayuden a llevar la cruz, pues no hay manera de apartar de la boca el cáliz de gobernar. Dios, Patria y Libertad.

Noticias destacadas