República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Opinión

Responso por nuestro Alejandro Magno

Ubi Rivas. Este diciembre 15 inició desde La Romana, donde residía, el escarpado éxodo hacia las regiones ignotas sin retorno, el singular empresario y llamado Papá de la Banca Dominicana, nuestro Alejandro Magno, Alejando Grullón Espaillat, 9l años, motivo más que de solo congojas, aprovechar su desmaterialización para ponderar sus orondos legados a la banca […]




Este diciembre 15 inició desde La Romana, donde residía, el escarpado éxodo hacia las regiones ignotas sin retorno, el singular empresario y llamado Papá de la Banca Dominicana, nuestro Alejandro Magno, Alejando Grullón Espaillat, 9l años, motivo más que de solo congojas, aprovechar su desmaterialización para ponderar sus orondos legados a la banca dominicana y sus colaterales iniciativas, forjadoras de riquezas y expansión cultural. Diferente al intrépido macedonio Alejandro Magno, que conquistó todo el mundo conocido 333 años a. C. a sus 33 años vividos, nuestro Alejandro Magno inició su admirable trayecto empresarial de modesto empresario agrícola en 1956, asociado con su primo hermano Augusto Espaillat Grullón, fomentando una finca de guineos para la Grenada Company en la Línea Noroeste, resultando su primera pequeña fortuna. Lo recuerdo como si fuese hoy, vestido kaki, mangas largas, acompañando a Augusto. Luego del ajusticiamiento del generalísimo Rafael Leónidas Trujillo, Alejandro inició un proceso de iniciativas de amplia proyección social, compartido por Jimmy Pastoriza, Antonio Guzmán, Poppy y Carlucho Bermúdez, Sebastián Pastoriza, Salvador Jorge Blanco y Luis Crouch Bogaert, gestando la Asociación para el Desarrollo de Santiago, la Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos, el Plan Sierra, Instituto Superior de Agricultura y la Universidad Católica Madre y Maestra. Esa saga de inmensa repercusión social, logró aventajar gestores empresariales capitaleños, y en 1964, Alejandro Grullón fundó el Banco Popular, modesta oficina en la calle Isabel La Católica con Emiliano Tejera en la capital, el primero privado del país, hoy el más grande privado, solo aventajado en operaciones por el Banco de Reservas. Organismos internacionales reconocen la eficiencia y solvencia del Banco Popular, lo que siempre complació a Alejandro Grullón. Un ejemplo empresarial. Paz a sus restos.

Noticias destacadas