República Digital - Indotel Anuncio

08 de mayo del 2021

Salud

Salud pública: fallida

No es de ahora el deterioro de la salud pública dominicana que usted puede perfectamente observar si  acude a hospitales de servicio público en todo el país. Esto viene desde hace años. El descuido, las condiciones inhumanas, escases de agua, medicamentos y comida y la poca atención profesional a los enfermos desde bebés hasta adultos es […]




No es de ahora el deterioro de la salud pública dominicana que usted puede perfectamente observar si  acude a hospitales de servicio público en todo el país. Esto viene desde hace años. El descuido, las condiciones inhumanas, escases de agua, medicamentos y comida y la poca atención profesional a los enfermos desde bebés hasta adultos es el pan de cada día. 

Todos los gobiernos prometen desde tiempos inmemoriales la “mejora del sector salud”. Van y vienen ministros/as de salud y todo sigue igual. Es más, éstos ministros tienes la cachaza de enterarse de las desgracias hospitalarias por los medios y son tan indolentes que continúan en sus puesto como si los que han fallecido fuesen moscas. Y lo que es peor, un mandatario o presidente que como en este caso, solo le importa inaugurar hospitales con la ayuda corrupta de OISOE sin la más mínima preocupación por quienes acuden a esos hospitales, salvo el ladrillo y el cemento.

Desde hace un tiempo, la muerte de recién nacidos se ha agudizado de una manera escandalosa, sea por la razón que sea. ¿Cómo es posible tolerar la muerte de un infante que nace sano por las condiciones hospitalarias, falta de equipos, etc..? Es inadmisible esta situación en un “país” con un gobierno que se jacta a través de la millonaria publicidad mensual que invierte en medios cuando anuncia con bombos y platillos la construcción, remodelación o reforma de un hospital.  Solo basta ir a los pueblos de la región del Sur del país, a otros del Cibao desde la Dajabón hasta Samaná para usted observar el deterioro terrible de muchos hospitales que no dan abasto en atender a las personas de escasos recursos, que a fin de cuentas, son el grueso de la población del país.

Un país que no tiene cobertura sanitaria pública general para todos no debe llamarse “país”. Donde los que no tienen dinero y enferman mueren sin el más mínimo reparo de las autoridades.

También es otra desgracia, que las familias de todo esos recién nacidos fallecidos por negligencia en todo el sentido, no tengan la educación y las herramientas necesarias para en estos casos demandar (si fuésemos un país con justicia y dignidad) al Estado, a las autoridades hospitalarias y ministra por semejante perdida de un infante que vino a la vida a vivir. Esta situación triste, terrible, de escándalo sucede en otro lugar civilizado y cae todo un gobierno, pero jamás sucederá porque la sanidad pública en esos países se respeta y la vida humana vale mucho.

Un gobierno de “doble moral” que permite que recién nacidos mueran en hospitales públicos sin servicios ni atención médica garantizada, pero no aprueba el derecho de toda mujer a “decidir sobre su cuerpo” , el aborto bajo las tres causales.

República Dominicana es demencial…..

Noticias destacadas