República Digital - Indotel Anuncio

21 de septiembre del 2020

Portada

Bill Gates ofrece un sombrío informe sobre la salud mundial, pero con un toque de optimismo

Proporcionado por Clarín FILE PHOTO: Bill Gates, co-chair of the Bill & Melinda Gates Foundation; attends a panel discussion on Building Human Capital during the IMF/World Bank spring meeting in Washington, U.S., April 21, 2018. REUTERS/Yuri Gripas/File Photo  El lunes, la Fundación Bill y Melinda Gates publicó el cuarto de sus informes anuales Goalkeeper, que siguen el lento […]




Proporcionado por Clarín FILE PHOTO: Bill Gates, co-chair of the Bill & Melinda Gates Foundation; attends a panel discussion on Building Human Capital during the IMF/World Bank spring meeting in Washington, U.S., April 21, 2018. REUTERS/Yuri Gripas/File Photo  El lunes, la Fundación Bill y Melinda Gates publicó el cuarto de sus informes anuales Goalkeeper, que siguen el lento pero constante progreso que el mundo ha hecho hacia más de una docena de objetivos relacionados con la salud establecidos por las Naciones Unidas en 2015. El de este año fue implacablemente sombrío. La pandemia de coronavirus ha arrasado con años de trabajo: Más familias se encuentran en una situación de pobreza extrema, la desnutrición va en aumento, muchos menos niños se están vacunando. Bill Gates en una conferencia telefónica hace un tiempo en Francia.. Foto de JEFF PACHOUD / AFP. © clarin.com Bill Gates en una conferencia telefónica hace un tiempo en Francia.. Foto de JEFF PACHOUD / AFP. La evaluación se produce cuando los Estados Unidos, más afectados por el virus que cualquier otro país, se están retirando del escenario de la salud mundial y parecen estar centrados principalmente en salvarse a sí mismos. ¿Podría volver alguna vez a su papel de líder mundial tanto en competencia como en generosidad? En una entrevista con The New York Times, Gates dedicó media hora a explicar por qué era optimista de que así fuera. "Es mi disposición", dijo. "Además, tengo que llamar a esta gente y decirles que esto tiene sentido, y creo totalmente que tiene sentido". Al decir "estas personas" se refería a las figuras líderes de la Casa Blanca y el Congreso, a quienes ha presionado personalmente para hacer "esto": a saber, añadir 4.000 millones de dólares adicionales al paquete de estímulo fiscal que se está debatiendo en el Congreso para que los países pobres puedan obtener las vacunas COVID-19. En última instancia, su objetivo es mucho más ambicioso: duplicar la ayuda exterior estadounidense de menos del 0,25% del producto interno bruto al 0,5% o más. Él ve la pandemia como una oportunidad para hacerlo. "Como dicen", añadió alegremente, "el gobierno de EE.UU. - después de haber intentado todo lo demás - hace lo correcto". Como hizo en Silicon Valley mientras luchaba contra los competidores y los reguladores antimonopolio, Gates puede calcular sus posibilidades de éxito con una lógica despiadada. Eso rara vez ha sido tan cierto como ahora, ya que una pandemia que ocurre una sola vez en el siglo asola los países empobrecidos en los que centra sus esfuerzos. El daño ha sido causado menos por el virus -hasta ahora ha matado a porcentajes mucho más pequeños de las poblaciones de Asia y África que de las Américas y Europa occidental- que por el efecto económico, que ha sido mucho mayor en los países en los que la población y los gobiernos "no tienen reservas de sobra a las que recurrir", dijo Gates. El colapso del turismo, la disminución de las remesas de los familiares que trabajan en el extranjero, el cierre de puertos, minas y pozos de petróleo, el cierre de escuelas y las nuevas tensiones en los frágiles sistemas de atención de la salud han creado un enorme sufrimiento. Desde 1870, no se habían visto tantos países en recesión a la vez, según el informe de Goalkeeper. Entre 1990 y 2020, el porcentaje de la población mundial que vive en la pobreza extrema, que ahora se define como la que vive con menos de 2 dólares al día, se redujo a menos del 7% del 37%. En los últimos meses, 37 millones de personas han vuelto a estar por debajo de la línea, según el informe. "Cuanto más dure la pandemia, peores serán sus cicatrices económicas", añadió. El porcentaje de niños del mundo que recibieron todas las vacunas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud aumentó el año pasado a un máximo histórico del 84%. Esa cifra ha bajado ahora al 70% - de vuelta a donde estaba hace 25 años. Las muertes por malaria, desnutrición, complicaciones en el parto y enfermedades como el sarampión y la difteria han comenzado a aumentar. Sin embargo, Gates es optimista en que el terreno perdido se recuperaría "en dos o tres años". Los conductos de dinero del turismo, las remesas, los préstamos del Banco Mundial y otras fuentes comenzarían a fluir de nuevo tan pronto como todo el mundo fuera vacunado, poniendo fin a la pandemia; espera que esto se logre en algún momento de 2022. Hasta entonces, sin embargo, habrá un período de intenso dolor y una desigualdad aún mayor entre los países ricos y los pobres. Una de las conclusiones más duras del informe de la fundación es que se podrían evitar casi el doble de muertes si las vacunas COVID-19 se distribuyeran a todos los países en función de su población, en lugar de distribuirlas primero a los 50 países más ricos. Eso no ocurrirá pronto, concedió Gates. La administración Trump se ha negado públicamente a unirse al acuerdo de colaboración internacional conocido como Covax, en virtud del cual la Organización Mundial de la Salud; GAVI, la Alianza para la Vacunación; y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias han unido sus fuerzas para asegurarse de que tanto los países ricos como los pobres reciban las nuevas vacunas contra el coronavirus simultáneamente. En cambio, la Operación Warp Speed, el esfuerzo unilateral de la administración Trump para acelerar el desarrollo de vacunas, ha pagado 11.000 millones de dólares a seis empresas de vacunas a cambio de garantizar que al menos 100 millones de dosis de cada empresa, y opciones para millones más, se destinen exclusivamente a los Estados Unidos. Aunque esa posición "parece egoísta", dijo Gates, no le pareció injustificada. Siendo realistas, dijo, "No vas a conseguir que los EE.UU. se traten a sí mismos como un 5% de la población mundial al azar". Los contribuyentes estadounidenses, señaló, han pagado dos tercios de los costos de los ensayos clínicos y de la fabricación de dosis incluso antes de que los ensayos terminen. En ausencia de ese dinero, las únicas vacunas disponibles serían las de Rusia o China, que Gates consideraba no probadas y potencialmente débiles. "No puedes llamar a Johnson & Johnson o AstraZeneca y decir, 'Hey, aquí hay una oportunidad de perder 500 millones de dólares." Si tan sólo tres de las varias vacunas que Estados Unidos está respaldando tienen éxito, dijo, el país tendría más dosis de las que podría usar, y el resto podría ser compartido con el mundo. Además, Gates dijo que esperaba que para principios del próximo año, independientemente de quién gane la elección presidencial, Estados Unidos llegará a pagar gran parte de los 4.000 millones de dólares que se estima que se necesitan para hacer llegar las vacunas a todos los pobres del mundo. Señaló que el Congreso ha mantenido repetidamente los fondos para el SIDA, la malaria y las vacunas infantiles en el presupuesto de ayuda exterior, a pesar de los numerosos intentos de la Casa Blanca en la última década de recortar esos artículos; los programas son populares tanto entre los liberales como entre los conservadores cristianos. Y hacerlo es en el interés de América, dijo Gates. En un mundo dependiente del turismo y los viajes de negocios, ningún país está seguro hasta que todos los países lo estén: "Hay un mejor argumento global para la generosidad en este caso que para el VIH o la malaria". Gates ha presionado tanto al Secretario del Tesoro Steven Mnuchin como al Senador Mitch McConnell, el líder de la mayoría del Senado, para poner los 4.000 millones de dólares para vacunas en el proyecto de ley de estímulo estancado y dijo que estaba "60-70% confiado" en que el tema sobreviviría a las negociaciones. Los líderes del Congreso "tienen la sensación de que EE.UU. tiene una presencia moral en el mundo", dijo. Y la recompensa de esa inversión "será de billones". Pero sus ambiciones finales son mucho mayores. Una vez que la amenaza del coronavirus desaparezca, dijo, "debemos ir tras el modesto presupuesto de ayuda exterior de EE.UU. y tratar de que se duplique". Las encuestas muestran consistentemente que los americanos son conscientes de que los Estados Unidos son el mayor donante de ayuda exterior del mundo. Pero cuando se les pide que estimen qué porcentaje del producto interno bruto de la nación se destina a la ayuda extranjera, la estimación típica es del 5%. De hecho, la cifra real es menos del 0,25%. Según esta medida, Gran Bretaña y Alemania gastan casi tres veces más, y Suecia y Noruega son cuatro veces más generosos, gastando un total del 1% del PIB. Esta pandemia ofrece una oportunidad para que los Estados Unidos den un paso adelante, dijo Gates. c.2020 The New York Times Company

Noticias destacadas