Salud

Logros a la vista

Ignacio Nova.


Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Ignacio Nova.
ignnova1@yahoo.com.

Para los especialistas del área, “Las tasas de mortalidad perinatal y neonatal son indicadores sensibles y específicos para conocer el estado de salud de una población, planificar los servicios sanitarios y evaluar la calidad del sistema sanitario”, principalmente en lo relativo a la eficacia de los cuidados ofrecidos durante el embarazo, el parto y el período neonatal”.

Asumimos que el lector entiende por tasa de Mortalidad Infantil (MI) “el número de muertes de bebés menores de un año en un año dado por cada 1,000 nacidos vivos en el mismo año”.

La Tasa de Mortalidad Neonatal (MI-Nn), por su parte, refiere los fallecimientos de recién nacidos, desde 0 a 28 días del parto.

En República Dominicana es el subsegmento de MI que más ha acreditado a este indicador. De aquí que el Ministerio de Salud Pública priorizara y definiera acciones al respecto, esperando reducir los niveles de la Mortalidad Materno Infantil que, en términos generales, estableció en “por encima de 90 por cada 100 mil nacidos vivos”, para el 2015, al amparo de la “información disponible del Grupo Interinstitucional para la Estimación de la Mortalidad Materna” conformado por OMS, UNICEF, Banco Mundial y Naciones Unidas.

En el 2017, la MI-Nn representaba el 72% de la tasa de una MI establecida en 25.8 por cada 1,000 nacidos vivos. Estudios de entidades y organismos internacionales establecen una tasa de mortalidad neonatal invariante de 23 desde los años 90 para la República Dominicana.

Significa que, comparada con la tasa promedio mundial de 17.7, la MI nacional estaba 8.1 puntos por encima, bordeando su doble (45.76%); que para cumplir los Objetivos del Desarrollo Sostenible (OMS/OPS) de una MI-Nn de 12 por cada mil nacidos vivos, el país estaba a mitad de camino.

Las declaraciones recientes de las autoridades del Ministerio de Salud y del Servicio Nacional de Salud al respecto, informando que la MI-Nn ha reducido respecto al año anterior, constituyen noticias esperanzadoras.

El número de muertes infantiles presentaba una tendencia al incremento. Este fue +13.18% en las semanas 43 (21-27 octubre) del 2018, respecto a igual período del 2017. En igual semana del 2019, frente al año anterior, redujo 16.93%, según los datos de los boletines emitidos en su momento, y 19.57% según los boletines corregidos después de la verificación real de los registros.

En las primeras 43 semanas del 2018, de 137,893 nacidos vivos murieron 2,384 niños menores de 28 días. Para igual período del 2019, los nacidos vivos fueron 147,257 y el número de muertes neonatales 1,811. Significa que, según el boletín epidemiológico correspondiente al período, la Tasa de Mortalidad Neo Natal nacional se redujo, en esas primeras 43 semanas del 2018, de 17 a 12, es decir en 29.41%. Y en términos nominales (número de fallecidos), en 24%.

Como vemos, la “Alianza nacional para acelerar la reducción de la mortalidad materna e infantil” implementada desde inicio de año por el Ministerio de Salud, integrada como objetivo del Servicio Nacional de Salud y asumida por los Prestadores de Servicios de Salud está rindiendo frutos. Resultados que aspiramos ver convertidos en norma obstáculos ni retroceso.