24 de julio del 2021

Economía

Segundo día del G7: líderes discuten cómo prevenir futuras pandemias y las secuelas post-Brexit

 Stefan Rousseau / Reuters En el marco del G7, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson se reunieron para hacerle frente a las tensiones persistentes desde el Brexit. En esta segunda jornada de cumbre, los líderes de las 7 potencias mundiales abordan los planes para evitar futuras pandemias y las medidas […]




 Stefan Rousseau / Reuters En el marco del G7, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson se reunieron para hacerle frente a las tensiones persistentes desde el Brexit.

En esta segunda jornada de cumbre, los líderes de las 7 potencias mundiales abordan los planes para evitar futuras pandemias y las medidas para fortalecer la economía mundial. El resultado de esta discusión será la firma de un documento que llevará el nombre de Carbis Bay, la localidad donde se lleva a cabo la reunión. Durante el día también se han abierto espacios para dialogar acerca de los temas irresueltos que dejó el Brexit.

Desde la mañana del 12 de junio comenzó la segunda jornada de la cumbre G7 en la que los jefes de Estado de Alemania, Italia, Francia, Estados Unidos, Canadá, Japón y Reino Unido discuten un plan para el manejo de futuras pandemias y la creación de una infraestructura económica que le haga frente a China.

De igual manera, se abrieron espacios para discutir las tensiones persistentes desde el Brexit entre el Reino Unido y la Unión Europea. El primer ministro Boris Johnson se reunió, de manera separada, con el presidente francés Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea Úrsula von der Leyer y la canciller alemana, Ángela Merkel.

Los dirigentes europeos afirmaron que el Reino Unido «debe implementar lo acordado». Mientras que el portavoz de Johnson dijo en una rueda de prensa que el primer ministro confía en su posición “con respecto al protocolo de Irlanda del Norte y el deseo de pragmatismo y compromiso de todas las partes”.

Cabe recordar que el mandatario británico había calificado de “purista” la posición europea frente a los acuerdos. Además, había mantenido la decisión de extender unilateralmente el “periodo de gracia” sin controles arancelarios, justificándolo en la posibilidad de una mayor practicidad aduanera. Dicha resolución fue fuertemente cuestionada por la Unión Europea.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo antes de salir rumbo a la cumbre que el tema de Irlanda del Norte “no es negociable”. Por eso, en la reunión que mantuvo con Johnson le pidió directamente que respetara los acuerdos firmados en el Brexit.

Las relaciones franco-británicas se habían debilitado sustancialmente desde que se tomó la decisión de que Gran Bretaña saldría de la Unión Europa. Por eso, y con el objetivo de fortalecerlas de nuevo, el primer mandatario francés fue enfático en que esto solo se lograría si “los británicos respetaban la palabra que le dieron a los europeos y el marco definido por los acuerdos del Brexit”.

La reunión se desarrolló en la jornada del 12 de junio. Según una fuente que habló desde el anonimato para Reuters, los mandatarios hablaron en inglés y “el presidente le dijo a Boris Johnson que era necesario restablecer la relación franco-británica”.

Además, agregó que esto solo puede suceder  “siempre que mantenga su palabra con los europeos». De ser así, las dos naciones podrían reanudar sus vínculos de cooperación en miras de desarrollar una visión compartida sobre muchas temáticas globales y de fortalecer “un enfoque compartido de la política transatlántica”.

Por su lado, los representantes británicos se pronunciaron sobre la reunión y dijeron que los mandatarios hablaron de la migración a través del Canal de la Mancha.

Con Reuters y AP

Noticias destacadas