República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Opinión

Semana Santa en femenino

Por JEANNE MARION LANDAIS. Ahora, en abril de 2021, estamos viviendo una especie de renacimiento, coincidiendo con un mayor acceso a vacunas y una esperanza de recuperación económica, anunciada ya por el gobernador del Banco Central de la República Dominicana y estimulada en Estados Unidos a través de programas muy ambiciosos de intervención gubernamental. Así como fueron las mujeres las […]




Por JEANNE MARION LANDAIS.

Ahora, en abril de 2021, estamos viviendo una especie de renacimiento, coincidiendo con un mayor acceso a vacunas y una esperanza de recuperación económica, anunciada ya por el gobernador del Banco Central de la República Dominicana y estimulada en Estados Unidos a través de programas muy ambiciosos de intervención gubernamental.

Así como fueron las mujeres las que se dispusieron a ocuparse del cuido apropiado del cuerpo de Jesús, en meses recientes, Mekala Krishnan, una economista del grupo McKinsey, se está dedicando a ver cuáles factores ayudarían a enfrentar mejor la situación y sus respuestas son contundentes.  A las economías emergentes les recomienda concentrarse en la resiliencia de las cadenas de suministro y a todos los países, hacer énfasis en la equidad laboral entre hombres y mujeres, que según ella no solo es atractivo moralmente sino conveniente económicamente. Junto a un equipo de investigadoras muestra datos impresionantes, por ejemplo: las compañías con mejores indicadores de paridad en los niveles ejecutivos tienden a tener una rentabilidad superior que aquellas donde hay una distribución desigual de los puestos directivos.   Más impresionante todavía:  Si en los próximos tres años y medio cada país sube la participación femenina en la fuerza laboral al nivel de los países más avanzados dentro de su región (es decir, no con medidas extraordinarias, no que todos lleguemos a Finlandia, pero que el nivel entre Suiza, Italia y Alemania sea similar sea el mejor de los tres, o lo mismo entre Bolivia, Perú y Colombia), el incremento del PIB podría ser de hasta un 10% para cada economía nacional, que, a nivel global querría decir un aumento US$12,000,000,000,000 (doce billones de dólares).

Esto se había estimado desde antes de la pandemia, pero, a pesar de que dentro de los mejores manejos de las crisis del coronavirus estuvieron siempre mujeres, a escala mundial lo que ha habido es mayor pérdida de empleo, precarización de la condición laboral y aumento de las cargas no remuneradas por parte de la población femenina.

Por ello, Krishnan es parte del equipo que preparó un estudio publicado por el Harvard Business Review donde se hacen recomendaciones que son tan sencillas que no parecen ser parte del mismo sesudo documento que ilustra en detalle y analiza en profundidad las manifestaciones antes señaladas. Son tres: la primera consiste en prestar atención a la información producida (leer la distribución de la finalización de contratos por género, la segunda recomendación es tomar acciones para preservar y mejorar las situaciones específicas que se presentan en el día a día y, tercera y última, diseñar políticas conscientes que favorezcan la atención a esta población.  Es como para creer en el milagro de la resurrección

Noticias destacadas