República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Entretenimiento

Shakira alza la voz contra el veto migratorio de Trump: ‘La persecución de cualquier grupo por motivos religiosos o de raza es inconstitucional en EU’

Shakira se ha sumado a la interminable lista de celebridades que están en contra del veto migratorio impuesto por el presidente Donald Trump. Esta semana, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos, con sede en San Francisco (California), decidió rechazar la apelación del gobierno de Trump sobre el veto migratorio impuesto por […]




Shakira se ha sumado a la interminable lista de celebridades que están en contra del veto migratorio impuesto por el presidente Donald Trump. Esta semana, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos, con sede en San Francisco (California), decidió rechazar la apelación del gobierno de Trump sobre el veto migratorio impuesto por el mandatario, por lo que éste seguirá bloqueado. El documento emitido pro el tribunal rechazó poner de nuevo en marcha la medida que prohibía la entrada al país de refugiados y personas de siete países, de mayoría musulmana.

La cantante, nacida en Colombia, publicó un poderosa carta en la reivsta TIME y en su cuenta de Facebook, en la que hace un llamado a la unión y a la resistencia. Aquí te presentamos el texto íntegro, traducido al español.

El veto reciente de Donald Trump en contra de los musulmanes para entrar a Estados Unidos, que actualmente está bajo revisión de las cortes, ha incitado gritos de resistencia, dentro y fuera de los Estados Unidos. Si no les molesta, quiero pedirles un momento, para añadir mi voz al grupo. Porque esto no es solo un tema que le corresponde a Estados Unidos, este también es un tema humano que tiene implicaciones para todos nosotros: ciudadanos americanos y no americanos, como yo.

La persecución de cualquier grupo por motivos religiosos o de raza es ilegal e inconstitucional en Estados Unidos. Punto. Este no es solo un ataque a los musulmanes o a los refugiados, es un ataque a todos los humanos y el particular, a aquellos que necesitan protección. Ahora mismo, en todo el mundo, 28 millones de niños han sido desplazados por conflictos que los alejan de sus hogares por la violencia y el terror. Los niños no tienen nociones de lo que es una nación o una frontera. Aquellos que sobrevivan crecerán para seguir el ejemplo de aquellos que los han acogido. ¿Les demostramos amor y aceptación? ¿o les estamos permitiendo defenderse por sí mismos, vulnerables a un grupo guerrillero que, simplemente, les enseñarán la forma de seguir con la violencia?

Tenemos que permanecer vigilantes y no permitir que este tipo de mensajes de odio se extiendan o que se racionalicen bajo el argumento de 'proteger a nuestra gente'. Si aceptamos una censura total contra los musulmanes, podemos estar seguros que los otros grupos minoritarios no se quedarán muy atrás. Ya sea cerrando las fronteras a grupos supuestamente peligrosos o pisoteando los derechos humanos de otras maneras.

Los musulmanes son 'nuestra gente'. Son seres humanos que tienen hijos, necesidades y sueños como el resto de nosotros. No todos los musulmanes son terroristas y, por ende, no todos los terroristas son musulmanes. Los latinos son nuestra gente. No van a Estados Unidos ‘a robar trabajos’, sino a buscar una oportunidad para intentar obtener una mejor vida, algo de lo que Estados Unidos siempre ha presumido en representar: las oportunidades. Ellos son una parte enorme de la fuerza obrera que ha contribuido en hacer de América el gran país que es hoy.

Los afroamericanos son nuestra gente. Después de soportar siglos de opresión y de incontables atrocidades que fueron cometidas en su contra, después de pelear por sus derechos civiles, es devastador que ver que aún se les segrega racialmente y que sus libertades civiles aún estén bajo amenaza. Podría seguir mencionando grupo por grupo. El punto es que no deberíamos estar diferenciando a ningún grupo por su raza, clase o religión pues según la Constitución, todo eso es irrelevante a sus derechos como ciudadanos. Cualquiera que va a EE.UU y elige enarbolar esa bandera y defiende sus principios es 'nuestra gente'".

Gracias a las redes sociales, todos tenemos una plataforma para hacer escuchar nuestras voces hoy en día. Por cada mensaje que veo con lenguaje de odio, veo otros que elevan mi espíritu y que me confirman que no hemos perdido nuestro camino completamente. Los abogados que ofrecen consejo a refugiados, los neoyorquinos borrando mensajes de vándalos nazis en el metro, los doctores que ofrecen su tiempo libre voluntariamente para ayudar a mujeres que lo necesitan, y los ciudadanos activistas marchando por la igualdad de derechos para todos.

Ayudemos a equilibrar la balanza a favor de la “libertad y justicia para todos”, sigamos usando nuestras voces para animar a otros y hablar por aquellos cuyas voces les han sido arrebatadas. Aplaudo a todos aquellos que han hablado en contra del veto: sigan adelante con esta buena causa y nunca den marcha atrás. #resist.

Noticias destacadas