República Digital - Indotel Anuncio

08 de mayo del 2021

Política

Siria convoca elecciones presidenciales para el próximo 26 de mayo

 AP El presidente sirio Bashar al-Assad dirige un consejo de ministros, en Damasco, Siria, el 30 de marzo de 2021. El Consejo de Diputados de Siria anunció este domingo que el país irá a elecciones presidenciales el próximo 26 de mayo, en todas las áreas controladas por el presidente Bashar al-Assad de una Siria que sigue […]




 AP El presidente sirio Bashar al-Assad dirige un consejo de ministros, en Damasco, Siria, el 30 de marzo de 2021.

El Consejo de Diputados de Siria anunció este domingo que el país irá a elecciones presidenciales el próximo 26 de mayo, en todas las áreas controladas por el presidente Bashar al-Assad de una Siria que sigue sumida en la guerra. Estos son los primeros comicios presidenciales desde 2014, convocados por el Gobierno, y que la oposición no reconoce desde el exterior. 

Después de siete años, Siria va a celebrar elecciones presidenciales. La noticia llegó por mano de la agencia estatal de noticias siria 'SANA', que publicó este domingo que el país iría a elecciones presidenciales el próximo 26 de mayo. Estas serán las segundas elecciones desde el inicio de la cruenta guerra en el 2011, que ha desembocado en una grave crisis humanitaria.

"El presidente del Consejo de Diputados, Hamuda Sabag, anuncia el próximo 26 de mayo como fecha para la celebración de las elecciones presidenciales, y el 20 de mayo para el voto de los sirios en el exterior", informó la agencia oficial de noticias siria SANA.

Los comicios estaban programados entre el 16 de abril y el 16 de mayo de 2021, pero finalmente se llevarán a cabo un poco más tarde, unos días tras el final del mes sagrado musulmán del Ramadán. Estos solo se celebrarán en las zonas que están bajo el control del presidente Bashar al-Assad, que no en los territorios rebeldes donde no le reconocen ni a él ni a su Gobierno. La oposición en el exterior tampoco ha reconocido la convocatoria de elecciones. 

No obstante, Asad, de 55 años, sucesor de su padre Hafez tras su muerte en 2000, y reelegido en 2007 y 2014 para los dos mandatos de siete años, es el favorito para esta consulta. Por lo que los expertos opinan que, frente a la ausencia de una competencia seria, podría lograr un cuarto mandato sin problemas. 

En un discurso ante los diputados durante una sesión extraordinaria, el presidente del parlamento, Hamuda Sabagh, dijo que las elecciones del 26 serían "para los ciudadanos que viven en territorio sirio". Los que están en el extranjero podrán ejercer su derecho a voto en las respectivas embajadas el 20 de mayo. 

Este lunes 19 de abril arrancará el proceso de presentación de candidaturas, que podrán registrarse ante el Tribunal Constitucional Supremo durante un periodo de diez días, es decir, hasta el próximo 28 de abril. Para participar como aspirante a algún cargo, la actual Constitución exige haber vivido los últimos diez años en el país, lo que deja fuera a muchos de los opositores exiliados.

Durante el proceso electoral no se permitirá la presencia de observadores internacionales y solo podrán presentarse como candidatos los miembros de la oposición tolerados por el Bashar al-Assad. Según la ley siria, los candidatos deben contar con la firma de 35 diputados para poder entrar en la carrera electoral, por eso los que no simpatizan con el actual Ejecutivo no tienen ninguna oportunidad. 

La posibilidad de un cuarto mandato tras la holgada victoria de Assad en 2014

En la última cita electoral en 2014, cuando por primera vez en medio siglo se presentó a la carrera más de un candidato tras hacerse cambios en la Constitución a raíz de las protestas iniciadas en 2011, al-Assad arrasó con el 88,7% de los votos y se hizo con una nueva legislatura.

Y según los expertos es muy probable que ese escenario vuelva a repetirse en el desestructurado país a causa de la guerra. La familia de Bashar al-Assad ostenta el poder en Siria desde hace medio siglo. Tras la muerte de su padre en el año 2000, se celebró un referéndum popular en el que al-Assad recibió una aprobación del 97,29% y juró el cargo el 17 de julio de ese mismo año.

La economía siria está muy debilitada actualmente, a la crisis sanitaria a causa del virus -que se cree que ha golpeado al país mucho más de lo que han reportado las autoridades gubernamentales- se suma una crisis de combustible, que amenaza con que muchos no puedan desplazarse hasta los colegios electorales el 26 de mayo. 

Además, Siria también sufre las sanciones occidentales, así como la crisis financiera en el vecino Líbano, por lo que la moneda nacional experimenta una devaluación sin precedentes.

El conflicto ha adquirido una gran complejidad a lo largo de los años, con la participación de distintas potencias extranjeras y el aumento de las facciones armadas locales -algunas asociadas con radicales del Estado Islámico-. Hasta ahora, la contienda en el país persa ya se han cobrado la vida de al menos 388.652 personas, a los que hay que sumar más de 200.000 personas desaparecidas que presumiblemente están fallecidas.

El presidente Bashar al-Assad, apoyado por Rusia e Irán, ha sumado varias victorias frente a los rebeldes, recuperando así el control de la gran mayoría del país.

Con AFP, EFE y medios locales

Noticias destacadas