República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Opinión

Toque de queda

El confinamiento como tal, es poco efectivo, costoso y hasta contraproducente. Por fortuna, mañana se recorta el periodo de encerramiento. Sin embargo, esto no significa que desapareció el virus del país. Por el contrario, con la reapertura del turismo y la entrada a la escuela, es muy probable que aumente el número de contagios. Las […]




El confinamiento como tal, es poco efectivo, costoso y hasta contraproducente. Por fortuna, mañana se recorta el periodo de encerramiento. Sin embargo, esto no significa que desapareció el virus del país. Por el contrario, con la reapertura del turismo y la entrada a la escuela, es muy probable que aumente el número de contagios. Las autoridades y la población deberán redoblar esfuerzos para evitar caer en una situación que degenere en nuevos e impopulares encierros. Las ventajas de restringir la circulación en las noches, es evitar las aglomeraciones que se producen, sobre todo en bares, restaurantes, fiestas y celebraciones públicas o privadas. A pesar del apresamiento de cientos de personas, puestas en espacios cerrados sin ningún tipo de protección, la medida -que se mantiene por varios meses- se cumple solo parcialmente. Supermercados, bancos, oficinas públicas y privadas, se mantienen congestionadas por el tiempo limitado disponible, no obstante, bares, restaurantes, cines, iglesias y lugares de celebraciones, se pueden mantener clausurados sin necesidad del “toque de queda”. Peor es para los usuarios del transporte de “conchos”, que se ven obligados a tomar un riesgo permanente sin que se vislumbre una solución. Caminar en las calles, visitar playas, pasearse en el malecón, sentarse en restaurantes con espacios abiertos y hasta tener una fiesta barrial en la calle, son actividades de bajo riesgo y se reducen significativamente si se incentiva las mascarillas y el distanciamiento. Es más insano, tener la gente encerradas en las casas, bajo el infernal calor y los peligrosos mosquitos. Todos sabemos que el virus va a seguir entre nosotros por un largo tiempo, y no podemos mantener nuestra economía cerrada por tiempo indefinido. En las últimas dos semanas los indicadores de mortalidad y ocupación hospitalaria han disminuido. Asumimos que la curva esta aplanada, por tanto, es el momento para reabrir y pasar a una nueva fase de reapertura. Por: Ernesto Guerrero

Noticias destacadas