07 de diciembre del 2021

Opinión

Tres heridas

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio Que nos sirva de base para esta reflexión esta frase del Papa Francisco: “En cualquier ca­so no nos quedemos en dis­cusiones teóricas. Tomemos contacto con las heridas, to­quemos la carne de los per­judicados”. Las heridas pueden ser físicas, pueden ser afectivas y pueden ser espiri­tuales. Tres heridas […]




Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Que nos sirva de base para esta reflexión esta frase del Papa Francisco: “En cualquier ca­so no nos quedemos en dis­cusiones teóricas. Tomemos contacto con las heridas, to­quemos la carne de los per­judicados”. Las heridas pueden ser físicas, pueden ser afectivas y pueden ser espiri­tuales. Tres heridas del ser humano. Cuan­do sentimos la herida física en el cuerpo buscamos rápidamente cómo curarlas. Las heridas afectivas y las heridas espirituales no se ven pero duelan y marcan a las per­sonas. Por eso no nos quedemos en discu­siones teóricas. Busquemos soluciones que nos sanen las heridas.

Felicitamos a los psicólogos que trabajan por las heridas afectivas, por los padres que tratan de reparar heridas que se hicieron en los hijos y las heridas espirituales, todos los que trabajan espiritualidad. Los que traten de decir que esas heridas no existen están fuera de la realidad y por eso no nos quedemos en discusiones teóricas. Busquemos sanar las he­ridas de cualquier tipo que sean.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo que­remos.

Noticias destacadas