República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Política

Trump: de Corea del Norte depende un “futuro más brillante”

WASHINGTON- El presidente Donald Trump repasó este viernes con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, las condiciones para un eventual diálogo con el líder norcoreano, Kim Jong-un, y la urgencia de continuar una “coordinación estrecha para mantener máxima presión” sobre el regimen de Pyongyang, informó la Casa Blanca. Trump aceptó la semana pasada una presunta invitación […]




WASHINGTON- El presidente Donald Trump repasó este viernes con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, las condiciones para un eventual diálogo con el líder norcoreano, Kim Jong-un, y la urgencia de continuar una “coordinación estrecha para mantener máxima presión” sobre el regimen de Pyongyang, informó la Casa Blanca. Trump aceptó la semana pasada una presunta invitación del líder norcoreano para iniciar un diálogo sobre el posible desarme nuclear de Corea del Norte, para mayo próximo, con la mediación del gobierno surcoreano. La invitación fue anunciada en la Casa Blanca por el asesor de seguridad Nacional de Corea del Sur, que acababa de liderar una delegación a Corea del Sur, pero Kim Jong-un no ha hecho declaraciones públicas al respecto. En una declaración escrita, la Casa Blanca dijo que Trump y Moon “reafirmaron la importancia de aprender de los errores del pasado, y se comprometieron a continuar una coordinación estrecha para mantener máxima presión sobre el regimen norcoreano”. Ambos acordaron que “acciones concretas, y no palabras, serán clave para lograr la desnuclearización permanente de la península coreana, y el presidente Trump reiteró su intención de reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong Un para fines de mayo”, continuó la nota. “Los dos líderes expresaron optimismo cauteloso sobre recientes sucesos y enfatizaron que un futuro más brillante está disponible para Corea del Norte, si opta por el camino correcto”, puntualizó la Casa Blanca. No es la primera vez que el gobierno de EEUU intenta un acercamiento con el regimen de Pyongyang: los presidentes Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama pronto se dieron cuenta de que confiar en Kim es una estrategia arriesgada. Si Trump logra el desarme nuclear de Corea del Norte, con la hábil mediación de Moon,  sería un importante logro en su política exterior, que hasta ahora ha conseguido crear tensiones con sus principales aliados en Europa y América Latina, según observadores. Trump, que puso el mote de “pequeño hombre cohete” a Kim por sus ambiciones nucleares, ha dicho que EEUU mantendrá las sanciones contra Corea del Sur mientras persiguen las negociaciones para el desmantelamiento de su arsenal nuclear.

Kim Jong Un talked about denuclearization with the South Korean Representatives, not just a freeze. Also, no missile testing by North Korea during this period of time. Great progress being made but sanctions will remain until an agreement is reached. Meeting being planned!.

 
Sin embargo, un informe divulgado hoy mismo por Naciones Unidas detalla cómo, a través de la corrupción, empresas “fantasmas” y otras actividades ilícitas, el regimen norcoreano ha burlado las sanciones internacionales que buscan su desarme nuclear. Durante una audiencia ayer ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, el almirante Harry Harris,  a cargo de las operaciones militares de EEUU en la zona del Pacífico asiático,  advirtió contra un “exceso de optimismo” sobre los posibles resultados de un encuentro entre Trump y Kim, tomando en cuenta que Corea del Norte ha continuado sus ensayos nucleares pese a las sanciones. Lo cierto es que, así como EEUU impone condiciones para un eventual diálogo, también el regimen de Pyongyang lo haría, por ejemplo, exigiendo un tratado de paz formal respecto a la guerra en la península coreana hace 65 años. El silencio del regimen norcoreano, tanto sobre la invitación a Trump como su meta en el diálogo, ha alimentado el nerviosismo en círculos diplomáticos, especialmente tras el despido del secretario de Estado, Rex Tillerson, la ausencia de un embajador de EEUU en Corea del Sur, y la súbita renuncia, el mes pasado, de Joseph Yun, el principal diplomático a cargo de la política hacia Corea del Norte, “por razones personales”.

Noticias destacadas