República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Mundiales

Trump sigue presionando a la justicia y una asociación de jueces se reúne de urgencia para responder a sus presiones

Edición Noticias Telemundo El presidente, Donald Trump, ha vuelto a interferir este martes en el juicio a su ex asesor Roger Stone con nuevos mensajes en la red social Twitter, pese a la preocupación creciente en el poder judicial por las presiones de la Casa Blanca. “Todo lo que tiene que ver con esta investigación”, ha escrito Trump […]




Edición Noticias Telemundo El presidente, Donald Trump, ha vuelto a interferir este martes en el juicio a su ex asesor Roger Stone con nuevos mensajes en la red social Twitter, pese a la preocupación creciente en el poder judicial por las presiones de la Casa Blanca. “Todo lo que tiene que ver con esta investigación”, ha escrito Trump en referencia con la conocida como trama rusa, “está gravemente contaminado y, en mi opinión, debería desecharse”. “Si no fuera presidente, estaría demandando a todo el mundo a diestro y siniestro”, ha añadido, “pero quizá aún lo haga”. Además, Trump ha parafraseado la opinión de un analista, Andrew Napolitano, que trabaja para la cadena conservadora Fox News, asegurando que la juez del caso Roger Stone debería aprobar la petición de éste para que se repita su juicio. Stone fue condenado en noviembre por un jurado, entre otros cargos, por mentir al Congreso y obstruir la investigación judicial sobre los supuestos lazos con el Gobierno ruso del equipo de campaña de Trump en 2016. Ahora espera sentencia. La juez, Ami Berman Jackson, ha indicado que, pese a todo lo ocurrido en los últimos días, probablemente emitirá su veredicto el jueves. Los fiscales que llevan el caso solicitaron en un principio una condena de entre siete y nueve años de prisión, por unos delitos cuya pena máxima son 20 años. Trump comentó esa petición de sentencia en Twitter, afirmando que era “una situación horrible y muy injusta. Los crímenes reales están en el otro lado, y nada pasa con ellos. ¡No puedo permitir este error judicial”. Tras ello, el Departamento de Justicia decidió su petición de pena, lo que provocó la renuncia inmediata de los cuatro fiscales involucrados en el caso. Además, el presidente retiró la candidatura para un cargo en el Departamento del Tesoro para la abogada federal Jessie Liu, quien supervisó el caso de Stone. La intervención de Trump continuó más adelante con una serie de declaraciones y publicaciones en las que puso en duda la labor de una jurado, lo que derivó en que los abogados de Stone pidieran la repetición del juicio, al hilo de las denuncias del presidente. Trump también criticó a la juez, que fue quien impuso la sentencia de siete años de cárcel a su exjefe de campaña Paul Manafort también por la trama rusa. El propio fiscal general, William Barr, llegó a decir en una entrevista: “No puedo hacer mi trabajo aquí en el Departamento de Justicia con comentarios recurrentes que me socaban como telón de fondo”. Días después, más de 2,000 exfiscales y exfuncionarios reclamaron su renuncia por haber cedido presuntamente a las presiones del presidente Y este martes, la Asociación Federal de Jueces (FJA, en inglés) ha citado a sus miembros a una reunión de emergencia: “Hay muchos asuntos que nos preocupan. Vamos a hablar de todos ellos”, dijo su presidenta al diario USA Today. Según la jueza del distrito de Filadelfia Cynthia Rufe, quien encabeza esta organización independiente, el encuentro “no podía esperar” hasta su conferencia de primavera ante la crisis que atraviesa a su juicio el Departamento de Justicia.

Noticias destacadas