República Digital - Indotel Anuncio

18 de mayo del 2021

Política

Trump tacha la investigación de la trama rusa de nuevo maccarthismo

Continúa la presión de Donald Trump por las nuevas noticias en torno al caso del Russiagate. El presidente de Estados Unidos insistió este domingo en comparar la investigación de la supuesta trama rusa de su campaña de 2016, que está afectando estos días de pleno a dos de sus ex asesores, con el maccarhtismo, la caza de brujas contra […]




Continúa la presión de Donald Trump por las nuevas noticias en torno al caso del Russiagate. El presidente de Estados Unidos insistió este domingo en comparar la investigación de la supuesta trama rusa de su campaña de 2016, que está afectando estos días de pleno a dos de sus ex asesores, con el maccarhtismo, la caza de brujas contra personas sospechosas de ser comunistas que impulsó el senador Joseph McCarthy en la década de los 50 del siglo pasado.

“¡Estudien al difunto Joseph McCarthy, porque ahora estamos en el periodo con Mueller y su banda que hacen que Joseph McCarthy parezca un bebé! ¡Caza de brujas amañada!”, dijo el mandatario en su cuenta de Twitter.

No es la primera vez que Trump hace referencias a McCarthy y a la caza de brujas en sus tuits para señalar ante la opinión pública estadounidenses las pesquisas que dirige el fiscal especial Robert Mueller, que estudian la posible vinculación entre miembros de su campaña electoral y Rusia en los comicios de 2016.

En una serie de tuits, Trump no solo carga contra Mueller, sino también contra el diario The New York Times, que hoy informa de que el presidente estadounidense permitió al asesor de la Casa Blanca, Donald McGahn II, cooperar plenamente con el fiscal especial. Trump carga contra el rotativo, al que acusa de publicar “noticias falsas”, por haber insinuado que McGahn se habría girado en su contra durante la investigación, y ha subrayado que permitió la colaboración para que “esta caza de brujas llegue a su fin”. “Tantas vidas se han arruinado por nada: ¡el maccarthismo en su peor versión!”, exclama.

Trump insiste en que no ha existido “obstrucción” en la investigación por parte de su administración y, por contra, ha señalado a los demócratas y a Hillary Clinton, acusando asimismo a Mueller de mirar hacia otro lado y no investigar supuestos casos de corrupción que afectarían a su partido rival.

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

….and have demanded transparency so that this Rigged and Disgusting Witch Hunt can come to a close. So many lives have been ruined over nothing – McCarthyism at its WORST! Yet Mueller & his gang of Dems refuse to look at the real crimes on the other side – Media is even worse!

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

Study the late Joseph McCarthy, because we are now in period with Mueller and his gang that make Joseph McCarthy look like a baby! Rigged Witch Hunt!

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

The Failing New York Times wrote a story that made it seem like the White House Councel had TURNED on the President, when in fact it is just the opposite – & the two Fake reporters knew this. This is why the Fake News Media has become the Enemy of the People. So bad for America!

Ex asesores, en la picota

La airada reacción de Trump, una más, llega después de que medios de comunicación estadounidenses informaran ayer sábado de que el equipo de Mueller ha propuesto hasta seis meses de cárcel para George Papadopoulos, exasesor de Trump, por haber mentido al FBI en las pesquisas de la trama rusa y que espera una sentencia el 7 de septiembre.

El texto de la fiscalía señala que las mentiras de Papadopoulos hicieron que el FBI perdiera la oportunidad de interrogar a un profesor universitario que se había reunido con el exasesor y le había advertido de que los rusos tenían “basura” sobre la rival de Trump en las elecciones de 2016, Hillary Clinton. Papadopoulos fue el primer exconsejero de Trump que se declaró culpable en el marco de las investigaciones de Mueller y se espera que un juez emita la sentencia sobre su caso el próximo 7 de septiembre.

Sin embargo, según la Casa Blanca, Papadopoulos tuvo un papel “extremadamente limitado” como voluntario durante la campaña de Trump, pero el equipo de Mueller asegura que era uno de los asesores de política exterior del ahora presidente y que tenía “conexiones substanciales” con el Ejecutivo ruso.

Imagen de archivo de junio de 2017 del fiscal especial Robert Mueller, convertido en archienemigo de Trump por la investigación del 'Russiagate'

© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Imagen de archivo de junio de 2017 del fiscal especial Robert Mueller, convertido en archienemigo de Trump por la investigación del ‘Russiagate’

Por otra parte, el exjefe de la campaña del mandatario, Paul Manafort, espera el fallo de la primera causa contra él por 18 cargos de fraude. El viernes se produjo una deliberación del jurado que acabó sin veredicto. Manafort supuestamente trabajó entre 2006 y 2017 para gobiernos extranjeros, incluido el Ejecutivo prorruso del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), y para oligarcas rusos, a los que ayudó a mejorar su imagen en Washington sin comunicárselo al Gobierno de EE.UU., lo que constituye un delito.

El proceso contra él es producto de la investigación de Mueller, pero no está relacionado directamente con las actividades que desempeñó entre marzo y agosto de 2016 en la campaña del mandatario, donde llegó a ser el jefe hasta que se vio obligado a dimitir por ocultar el cobro de 12,7 millones de dólares pagados por Yanukóvich.

Thomas Ellis, el juez de la corte federal que preside el caso contra Manafort, aseguró la semana pasada que ha recibido amenazas en relación a la mediática causa. El magistrado aseguró que ha sido víctima de intentos de intimidación debido a su papel de árbitro en la causa con jurado contra el ex asesor de Trump. Ellis respondió así a la petición de distintos medios estadounidenses para que se hagan públicos los nombres y algunos datos de los doce miembros del jurado, algo que fue rechazado por el juez, quien alegó motivos de seguridad.

Más señalados

Trump sigue su campaña agresiva en redes sociales contra todos aquellos que considera enemigos en esta cuestión. Además de Mueller y de la investigación por el Russiagate, o de la prensa; el presidente estadounidense se ha cebado esta semana con los servicios de Inteligencia y, en especial, contra el exdirector de la CIA, John Brennan, al que esta semana retiró el permiso de acceso a información confidencial.

“¿Alguien ha mirado los errores que John Brennan hizo cuando servía como director de la CIA? Será recordado fácilmente como el peor de la historia y desde su salida se ha convertido en nada menos que un charlatán, partidista, pirata político en quien no se pueden confiar los secretos de nuestro país”, dijo ayer Trump.

Las relaciones entre Trump y los servicios de Inteligencia se tensaron especialmente a raíz de que el presidente estadounidense, en una rueda de prensa en Helsinki junto a su homólogo ruso, Vladímir Putin, dio más credibilidad a la negativa del mandatario de Rusia sobre la supuesta interferencia de Moscú que a las conclusiones de los servicios de inteligencia estadounidenses. Las palabras de Trump desataron una oleada de críticas. Pero Trump no ceja en su empeño de mantener su lista de enemigos.

Noticias destacadas