Turismo

Cuatro meses críticos para el turismo

  A pesar de que el ministro de Turismo declaró en un discurso que “República Dominicana tendrá este año los niveles de crecimiento más altos, de acuerdo a las proyecciones de organismos internacionales…”, lo cierto es que en el periodo enero-octubre el número de visitantes ha decrecido y los meses de julio a octubre han sido críticos para los establecimientos hoteleros, con una caída en el número de turistas, debido a la campaña mediática negativa desplegada intensamente por medios escritos y electrónicos de los Estados Unidos y también de la Unión Europea a raíz del fallecimiento de cinco turistas estadounidenses.


Jueves, 28 de Noviembre de 2019

 

A pesar de que el ministro de Turismo declaró en un discurso que “República Dominicana tendrá este año los niveles de crecimiento más altos, de acuerdo a las proyecciones de organismos internacionales…”, lo cierto es que en el periodo enero-octubre el número de visitantes ha decrecido y los meses de julio a octubre han sido críticos para los establecimientos hoteleros, con una caída en el número de turistas, debido a la campaña mediática negativa desplegada intensamente por medios escritos y electrónicos de los Estados Unidos y también de la Unión Europea a raíz del fallecimiento de cinco turistas estadounidenses.
Hasta el primer semestre de este año el número de visitantes estaba creciendo a una tasa de 3.9%, menor al primer semestre del año pasado, que fue de 6.14%. Sin embargo, a partir de julio ha venido en picada por el impacto de la campaña mediática y lamentablemente nuestras autoridades y el propio sector han sido incapaces de contrarrestarla.
En el periodo enero-octubre de este año el número de visitantes fue de 5,359,903 (1.19% menor que el mismo periodo del año pasado), pero si nos vamos al detalle los turistas de origen dominicano experimentaron un aumento de 113,215, equivalente a un incremento de 15.19%. Sin embargo, disminuyó en 177,711 el número de visitantes extranjeros.
En los meses julio-octubre el número de turistas se redujo en 198,989, equivalente a una caída interanual de 10.03%, a pesar de que los visitantes de origen dominicano aumentaron en 53,114, un 16.62%, pero los turistas extranjeros mermaron en 252,103, un 15.15 por ciento.
En el caso de los EU, donde la campaña fue más intensa, en julio el número de visitantes de ciudadanos de esa nacionalidad disminuyó en 75,266, en agosto 59,941, en septiembre 41,005 y en octubre 37,312, para una reducción de 213,524 turistas en relación al mismo periodo del año pasado. Es decir, de esos 252,103 visitantes menos en el periodo julio-octubre de este año, el 84.7% era de origen norteamericano. Afortunadamente a partir de septiembre se aprecia un punto de inflexión y la caída comenzó a aminorarse.
Es posible medir parcialmente el impacto económico de la campaña contra el país, si nos atenemos a los datos del Banco Central que en 2018 cuantificó la estadía promedio (noches) de 8.4 días y el gasto promedio diario en US$136.5, así con una reducción de 252,103 turistas, el país perdió la suma de US$289.0 millones, pero obviamente el daño ha sido mayor a esa cifra porque el número de visitantes extranjeros venía en aumento antes de las muertes de los cinco turistas estadounidenses.

Hasta el mes de septiembre la información que dispongo es que los turoperadores de EU no estaban promoviendo la venta del destino dominicano hasta tanto se conocieran los resultados de los estudios toxicológicos a los estadounidenses fallecidos en hoteles del este del país, pero ya los resultados se dieron a conocer, de análisis realizados en laboratorios del FBI, que arrojaron todas las muertes se debieron a causas naturales.
La situación ha provocado que hoteles ante esta situación hayan reducido los gastos, especialmente en nómina, y bajado las tarifas para compensar con turismo interno o de otros países emisores.
Es necesaria una intensa campaña publicitaria en los EU y Europa para disipar cualquier duda e impedir que la caída de visitantes se mantenga y el daño sea más grave en materia de divisas y pérdida de puestos de trabajo. El país está a tiempo de retornar la dinámica de crecimiento que caracterizó al turismo en los últimos años.

Por: Ramón Núñez Ramírez.