Turismo

El repunte del virus complica el turismo y la diplomacia

MITO, Japón.


Lunes, 27 de Julio de 2020

MITO, Japón. — Varios gobiernos consideraban cerrar sus puertas a los turistas y los preparativos de cumbres regionales se quedaron paralizados, conforme la pandemia del coronavirus ganaba terreno en muchos de los países más afectados del mundo.

En Australia se señaló a las personas que seguían yendo a trabajar después de mostrar síntomas como principales impulsores de los nuevos contagios en el brote más importante del país.

El estado de Victoria reportó el lunes un récord de 532 casos nuevos. Melbourne, la ciudad más grande del estado, ha completado casi la mitad de sus seis semanas de aislamiento para frenar los contagios locales del virus.

“Esto es lo que está impulsando estas cifras y la cuarentena no terminará hasta que la gente deje de ir a trabajar con síntomas, y en cambio vaya a hacerse la prueba”, dijo el primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews.

Australia es uno de los muchos países en la región Asia-Pacífico donde está prácticamente prohibida la entrada de viajeros extranjeros y, cuando se permite, es bajo condición de que se hagan pruebas y cumplan estrictas cuarentenas.

La ausencia de viajes internacionales ha vaciado los cielos asiáticos de las estelas de aviones, una vista habitual en buena parte del mundo.

Al mismo tiempo, algunos países que se preparaban para permitir una reanudación limitada de los viajes internacionales consideraban sus planes, mientras los nuevos focos de infección se convertían en brotes.

Varios países europeos advirtieron a sus ciudadanos que no visitaran España después de que algunos de sus destinos veraniegos más apreciados se convirtieran en fuentes de contagio y se reinstaurasen algunas restricciones.

Las regiones nororientales de Cataluña y Aragón contenían los tres brotes más alarmantes en España. Las autoridades aumentaron las restricciones en Barcelona, en una zona rural en torno a Lleida y en Zaragoza, restableciendo medidas que se habían levantado apenas un mes antes, cuando España controló su devastador brote.

Afrontando la realidad de que las restricciones a los viajes obligará a celebrar reuniones virtuales, Vietnam pospuso el foro de seguridad más importante de Asia, que iba a acoger la semana que viene, y aplazó un mes, hasta septiembre, una cumbre anual de ministros de Exteriores del sureste asiático.

Vietnam, que este año preside la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés) y parece haber controlado la expansión del virus en su territorio, aspira a celebrar las reuniones en persona a mediados de septiembre, según dijeron dos diplomáticos del sureste asiático.

En otros lugares de Asia se asociaron nuevos brotes a los viajes internacionales. Corea del Sur señaló que 16 de los 25 casos que confirmó el lunes estaban relacionados con personas llegadas el extranjero.

El país había reportado docenas de casos en los últimos días entre los tripulantes de un carguero de bandera rusa amarrado en el puerto sureño de Busan, así como cientos de trabajadores de la construcción surcoreanos que habían sido evacuados de Irak, donde la pandemia está golpeando con dureza. Uno de los casos más recientes identificados en Corea del Sur era un viajero llegado la semana anterior de Nueva Zelanda, que no había registrado un contagio local en tres meses.

Encontrar pruebas de que se contagió en Nueva Zelanda supondría una gran conmoción para los 5 millones de habitantes del país. Las autoridades sanitarias de Nueva Zelanda dijeron que localizarían y harían pruebas a las personas que habían tenido contacto con esa persona. También pidieron que se le repitiera la prueba.

Las autoridades neozelandesas dijeron que sus homólogos surcoreanos sospechaban que el viajero se había contagiado durante una escala en Singapur.

El número de países más afectados donde los casos nuevos seguían subiendo aún era mayor al de países que por fin veían una tendencia a la baja, según datos reunidos por la Universidad Johns Hopkins.

Sus datos indicaban un total de más de 16,2 millones de casos del virus y más de 648.000 muertes por ahora. Se cree que las cifras reales son mucho mayores, debido a las limitaciones de las pruebas diagnósticas y otros problemas.

Diseño web profesional en Santo Domingo