Turismo

El turismo cubano continúa como espiral creciente

Por Roberto F.


Martes, 27 de Noviembre de 2018

Por Roberto F. Campos*.

La Habana (PL) La afirmación por expertos de que el turismo cubano tiene una espiral creciente es hoy el signo más distintivo de que la industria de los viajes en este país constituye pilar fundamental de la economía.

 

Con la renovación constante de su infraestructura hotelera, los proyectos recreativos diversos y la preocupación de las autoridades por la calidad de los servicios, esta isla reclama su espacio privilegiado en el mercado del sector.

Precisamente, poco antes de concluir 2018, el ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, significó que el año próximo, cuando se cumplan 500 años de La Habana, la capital cubana será un destino de recreo renovado.

Marrero certificó que esta ciudad con sus pobladores y visitantes celebrarán esa fecha (16 de noviembre de 2019) por todo lo alto, lo que clasifica como una especie de símbolo de todo el turismo insular. Explicó que la calidad es la principal prioridad, pues Cuba dispone de una cantidad de atributos que la diferencia de la competencia, como el hecho de tener varios sitios declarados por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Para seguir con el mismo ejemplo, la capital cuenta con 250 edificaciones que son Monumento Nacional, muchas instalaciones turísticas y parques.

Otro de los temas claves en el turismo cubano, lo sentenció en varias oportunidades Marrero, pues dijo que el atributo que otorga la seguridad ciudadana es algo que se debe tener muy en cuenta en este mundo, en este planeta de guerras y de terrorismo.

Un país donde no hay crimen organizado, y no hay secuestros, ni cárteles de la droga, tributa de una manera importante a la diferenciación y a la calidad del producto, refirió el titular.

En toda Cuba existen casi 70 mil habitaciones en hoteles con niveles internacionales.

En estas no se incluyen las instalaciones que administran las empresas de alojamiento de los gobiernos locales, ni las que pertenecen a organismos, dedicadas a la estimulación de sus trabajadores. Tampoco se reflejan las 23 mil habitaciones del sector no estatal para el turismo.

Por demás, en la capital prestan servicio 11 hoteles cinco estrellas, y al finalizar 2023 deben estar abiertos 10 más con esa categoría; esto sintetiza la prioridad que se le otorga a La Habana.

Existe un plan de desarrollo del turismo de cara a 2030, serían 100 mil habitaciones para esa fecha (en toda Cuba) cuando el peso mayor se ejecuta con limitados recursos propios, pero también se prioriza la inversión extranjera en el país.

Ya suman cinco mil habitaciones de capital mixto; están constituidas 27 empresas mixtas con entidades extranjeras, varias de ellas se están preparando y van a iniciar las inversiones.

La ciudad centro-sureña de Trinidad, otro buen ejemplo, tendrá dos nuevos hoteles mixtos grandes, y en La Habana también aparecen algunos.

Son 21 las gerencias foráneas administrando instalaciones en Cuba con más de 45 mil habitaciones, lo que indica que el 64 por ciento de esas están bajo la modalidad de contratos de administración y comercialización.

Por demás, el evento más importante del turismo cubano, su Feria Internacional de Turismo FITCuba, ocurrirá el año próximo en La Habana, dedicada a esta capital, con España como país invitado de honor y los viajes de congresos e incentivos en el centro de atención.

LA NOVEDAD DE VIAJAR A CUBA

El turismo en Cuba cobra hoy un auge inusitado debido sobre todo a las estrategias del gobierno expresadas en recientes anuncios y aperturas de hoteles que pretenden picar muy alto.

Ese parecer lo sustentan no solo los medios de prensa y voceros de agencias de viajes y turoperadores, sino diversas empresas y compañías foráneas que desde hace tiempo operan en esta isla.

De ahí que pese a terminar 2017 con cerca de 4,7 millones de visitantes extranjeros, la cifra esperada por los profesionales del turismo de este país es la de cinco millones, que parece no se pueda alcanzar al cierre de 2018, pero está muy cerca.

Estos juicios lo refuerzan una serie de noticias recientes que incluyen la apertura del nuevo hotel de lujo Packard en La Habana con la presencia del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en compañía de Marrero, y otros directivos.

Incluso, en el corte de cinta del Packard estuvo el presidente de la cadena hotelera española Iberostar, Miguel Fluxá.

En esa oportunidad, el titular cubano de Turismo aseguró que la puesta en marcha de esta generación de hoteles de lujo, sin dudas, tributará positivamente a la elevación de la calidad del destino Cuba.

Para el próximo año está previsto inaugurar otras instalaciones turísticas, entre ellos el también lujoso hotel Prado y Malecón.

Otra novedad estuvo en declarar a la occidental provincia cubana de Matanzas como Destino Turístico, acto en el que también estuvo presente Marrero.

Ese fue momento en que le otorgaron a Matanzas, al valle de Yurumí y a la Ruta del Esclavo esa condición debido a sus valores patrimoniales, historia y legado cultural, entre otras virtudes.

De manera paralela por esos días, primera quincena de octubre, se desarrolló en la centro-sureña ciudad de Cienfuegos la competencia de fotografía submarina Fotosub 2018, con 30 expertos de varios países.

A la lista de atractivos se suman con creces la historia, cultura, viajes de salud y calidad de vida, congreso, eventos e incentivos, naturaleza y náutica, con remarcada prioridad para circuitos.

Por otro lado, el turoperador Havanatur, organizó un Megafan con profesionales del turismo que recorrió buena parte de los sitios más significativos de la isla.

A ello se suman otros ejemplos como un nuevo trato entre la propia Havanatur y la compañía estadounidense American Airlines.

Y qué decir de los viajes de cruceros, que como cifras preliminares, durante buena parte de 2018 llegaron a 600 mil personas mediante más de 200 arribos.

Datos oficiales recuerdan que la isla atendió en 2017 a cuatro millones 689 mil 894 visitantes extranjeros, lo que representó el 11,6 por ciento de crecimiento, que comparado con el resto del Caribe tales operaciones significaron el 16,2 por ciento de alza.

Cuba cuenta con un potencial evaluado de 400 mil habitaciones en hoteles, sin contar los alojamientos particulares, a los cuales el Mintur les brinda apoyo, de ahí que se corrobore que la espiral turística cubana marche bien alta.

EL CIERRE TURÍSTICO DE 2018

Cuba termina 2018 con un nuevo récord turístico al lograr cuatro millones 750 mil visitantes extranjeros, tal y como lo reconoció de manera Marrero.

Dijo que tal cifra se alcanzará pese a las medidas restrictivas del gobierno de los Estados Unidos contra este país, al impedir a sus súbditos viajar libremente al archipiélago.

A pesar del crecimiento respecto al año precedente, reflexionó que hubieran podido cumplir lo planificado, ascendente a cinco millones de turistas foráneos.

Ello no se cumple debido a que Washington, desde finales del 2017, puso en vigor un paquete de medidas restringiendo los viajes de sus ciudadanos a la Isla. También influyó una campaña mediática que puso en duda la capacidad cubana de recuperación de los daños provocados por el huracán Irma.

Dijo que la planta hotelera asciende a 69 mil 514 habitaciones, el 76 por ciento de categoría de cuatro y cinco estrellas.

Las estadísticas reportan una considerable baja en los viajes vía aérea de los estadounidenses a la isla, aunque crece el número de cruceristas a 289 mil 15, en relación con los 147 mil 930 contabilizados en igual etapa del año anterior.

Pese a su disminución, Canadá se mantiene en el primer puesto de mercados emisores, seguido por Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, México y España, todos con números negativos, salvo la nación azteca que exhibe un incremento del 23 por ciento.

La actividad de cruceros mantiene un comportamiento favorable. Hasta octubre de 2018 arribaron al país por esa vía 703 mil 519 viajeros, la mayoría desde Estados Unidos y Europa.

Sobre los vínculos con el sector no estatal, el ministro destacó que existen dos mil restaurantes, y 24 mil 217 habitaciones en casas de alquiler.

*Periodista de la Redacción de Economía de Prensa Latina.