¿Ya tienes pensado a dónde viajarás el próximo año? Las tendencias de viaje se alejan de los sitios icónicos con multitudes para dar paso a ambientes naturales o a experiencias de realidad virtual.

El sitio Lonely Planet remarca que las tendencias a seguir en 2019  podrían cambiar la forma en que viajamos para siempre. Las mostramos a continuación.

Quedó atrás el turismo ‘tradicional’

Los viajes en grupo a sitios concurridos ya no son atractivos para los trotamundos. Ahora los viajeros buscan evitar las multitudes y se dirigen a sitios rodeados de naturaleza, como los Parques Nacionales de Canadá.

También buscan destinos multiculturales. Los barrios y poblados poco explorados se cuelan en la lista de viajes de miles de personas.

Realidad virtual

La tecnología ha avanzado en múltiples industrias y la turística no es la excepción. Conocer destinos con audífonos, aplicaciones y contenido de 360° lleva los viajes ‘de sillón’ a un nuevo nivel.

Transpórtate a cualquier rincón del mundo con ayuda de la realidad virtual. Algunos museos de Estados Unidos ya ofrecen estas experiencias.

Rastreando el ADN

¿Cuánto sabes acerca de tu genealogía? La exploración de la ascendencia es una de las tendencias que llegarán en 2019. Cada vez son más los viajeros que viajan a destinos donde vivieron sus antepasados esperando conocer más de ellos y sus raíces.

Roadtrip eléctrico

En Estados Unidos cada vez son más las agencias de viaje que ofrecen viajes en carretera con carros eléctricos. Algunos aman la adrenalina de no saber dónde encontrarán una parada para cargar de energía su carro.

Cielos oscuros

Los amantes del cielo nocturno encontrarán su destino favorito en un país lleno de contaminación lumínica.

En diciembre de 2017, Estados Unidos abrió su primera Reserva de Cielo Nocturno en Idaho. Se extiende desde Ketchum / Sun Valley hasta Stanley, incluidos los condados Blaine, Custer y Elmore. Es la tercera reserva más grande de las 12 que existen en el mundo.

Se creó a iniciativa de la Asociación Internacional del Cielo Oscuro (IDA), la cual tiene la misión de preservar el cielo libre de luz artificial en honor a las regiones que “poseen una calidad excepcional o distinguida de cielo nocturno, vista de las estrellas y ambiente’.