República Digital - Indotel Anuncio

16 de abril del 2021

Opinión

Un rayo de esperanza

Faprouasd no es la ADP y viceversa, pero ambos gremios tienen en común la utilización de métodos de lucha desfasados para tratar de hacer valer  los que entienden son sus justos y legítimos derechos. Pero gracias, mas que nada, a una opinión pública cansada de que tanto los maestros como los profesores de la UASD […]




Faprouasd no es la ADP y viceversa, pero ambos gremios tienen en común la utilización de métodos de lucha desfasados para tratar de hacer valer  los que entienden son sus justos y legítimos derechos. Pero gracias, mas que nada, a una opinión pública cansada de que tanto los maestros como los profesores de la UASD utilicen a sus estudiantes como rehenes, esos métodos están abriendo paso a posiciones y discursos mas consecuentes con las responsabilidades que unos y otros tienen sobre sus hombros. Lo acabamos de ver en el caso de Faprouasd,  que el pasado martes celebró una asamblea extraordinaria en la que los profesores aprobaron mayoritariamente dejar sin efecto el paro de docencia convocado por sus directivos, lo que también aprovecharon para proponer otras estrategias de lucha para exigir  a las autoridades académicas  que cumplan con los acuerdos pactados. La aguerrida ADP ya se les había adelantado moderando su discurso y sus acciones no obstante el enconado pleito que mantiene con el Ministro de Educación Andrés Navarro, pues el pasado 28 de marzo volvió a ofrecer garantías  de que no habrá paralización de clases a pesar de que no está de acuerdo con la designación de 107 nuevos directores distritales, lo que un dirigente del gremio definió como una muestra de que a la ADP “sí le importan los niños pobres”. Y qué bueno que así sea y que, además, lo demuestre con hechos, y lo mismo puede decirse de la decisión de los profesores de la UASD de no sacrificar a sus estudiantes en su confrontación   con el rector Iván Grullón, pues   alienta la esperanza de que algún día dejen atrás, de una vez y para siempre,  el desfasado luchismo que con sus huelgas  y suspensiones de docencia le ha hecho  tanto daño a la educación dominicana. Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas