República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Opinión

Un retiro sin sorpresas

Juan Guiliani Cury. Qué la administración Trump  decidiera abandonar el Acuerdo Global Climatico firmado en País en el 2015 no le debe extrañar a nadie ni ha sido una sorpresa. El propio mandatario cuando era candidato presidencial en varias ocasiones dijo que no creía en el “cambio climático”. El hecho de que Trump anunciara la […]




Juan Guiliani Cury.
Qué la administración Trump  decidiera abandonar el Acuerdo Global Climatico firmado en País en el 2015 no le debe extrañar a nadie ni ha sido una sorpresa. El propio mandatario cuando era candidato presidencial en varias ocasiones dijo que no creía en el “cambio climático”. El hecho de que Trump anunciara la semana pasada la salida de su país de ese acuerdo era como una “crónica de una muerte anunciada.”  El presidente Donald J. Trump,  motivó su salida del acuerdo global diciendo que de seguir en él,   les costaría la pérdida de millones de empleos a los estadounidenses y que a Estados Unidos se le imponían restricciones  más severas que a otros países que son emisores en mayor escala del bióxido de carbón. El Acuerdo de hecho establecía un compromiso de  inversión anual de parte de las naciones más desarrolladas de 100,000 millones de dólares.  Trump con dicha medida,  echa por el suelo uno de los acuerdos más importantes logrado por la anterior administración del presidente Barack Obama. El premio nobel de química 1995,  el mexicano Mario Molina,  dijo que la decisión de Estados Unidos retrasaría la implementación del mismo que de hecho se encuentra ya  en contra del reloj en los objetivos del mismo.  El Acuerdo Global alcanzado en París con bombos y platillos fijaba el compromiso de la comunidad internacional de reducir las emisiones de bióxido de carbón por debajo de 2 grados Celsius para finales del siglo. Los países que acaparan las mayores emisiones globales son Estados Unidos y China,  que juntos los dos emiten el 40% de las emisiones. Aunque Trump  en su declaración donde anunció la salida de dicho convenio dejó abierto  “la posibilidad” de una renegociación de algunos considerando   -  que según su criterio- no le convienen a EEUU,  o de negociar un nuevo acuerdo, algo que sería poco factible. La  verdad es que la decisión del inquilino de la Casa Blanca,  pone en jaque lo acordado en París,  después de arduas negociaciones  de  varios años  que finalmente firmaron 195 países de la comunidad internacional. Algo que mencionó Trump fue,  que su administración reactivará la apertura de varias minas de carbón localizadas en estados tradicionalmente productores de ese mineral como,  Ohio, Pensilvania, Virginia y otros. En  París no firmaron el acuerdo  Nicaragua y Siria, aunque sus motivaciones fueron diferentes al criterio expresado por  la administración Trump. Con este paso,  la Casa Blanca se aleja de los compromisos adoptados en Paris en el 2015,  aunque legalmente a Estados Unidos,   le  tomaría 3 años para oficializar su retiro del convenio que busca reducir los efectos nocivos de la capa de ozono. “El acuerdo abre un camino, pero no es una meta”, fue lo que afirmaron los negociadores en París,  al concluir las deliberaciones  del histórico convenio que persigue tener una economía global con  bajo  efectos invernadero o  lo que es lo mismo, disminuir  la temperatura del planeta.

Noticias destacadas