República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Política

”Una buena muchacha”

Por: Claudio Acosta La Vicepresidenta de la República, Raquel Peña, considera a la gobernadora de Montecrisi “una buena muchacha que merece otra oportunidad”, luego de pedir excusas públicas por sus desafortunadas declaraciones. Pero en las redes sociales, donde estaban pidiendo su cabeza, cayó mal la indulgencia conque la Vicepresidenta manejó la situación, ni han faltado […]




Por: Claudio Acosta

La Vicepresidenta de la República, Raquel Peña, considera a la gobernadora de Montecrisi “una buena muchacha que merece otra oportunidad”, luego de pedir excusas públicas por sus desafortunadas declaraciones.

Pero en las redes sociales, donde estaban pidiendo su cabeza, cayó mal la indulgencia conque la Vicepresidenta manejó la situación, ni han faltado los que consideran que con su actitud desautorizó a la Directora de Ética e Integridad Gubernamental, Milagros Ortiz Bosch, quien le recordó a la joven funcionaria que a este gobierno se va a servirle al país, no a repartirse “el manjar del poder”.

Pero más allá de la aterradora ligereza conque en las redes sociales se asesinan reputaciones o se reclama castigo ejemplar para los que cometieron un delito real o imaginario, hay que entender que en el Palacio Nacional no podían hacer otra cosa que dejar pasar el error.

Que es ciertamente una muchachada perfectamente entendible, aunque no justificable, en nuestra cultura política medularmente clientelar, cuando se compara con el caso de Josefa Castillo, quien admitió que llevó la nómina de la Superintendencia de Seguros de RD$21 millones a RD$26 millones para colocar a “su gente”.

Pero también cuando se compara con el almacén de botellas en el que convirtió su nuevo incumbente la Comisión Presidencial de Apoyo Barrial, que hasta donde se sepa continúa igual, o con lo que pasó en el Instituto Técnico Superior, cuyo director se vio forzado a renunciar en medio de denuncias de que abultó su nómina con familiares, allegados y conmilitones.

Como se ve, no sería justo sacrificar a “una buena muchacha” para hacerle pagar por lo que parece estarse convirtiendo en una tendencia que el Gobierno está en la obligación de parar en seco, pero no parece darse cuenta de que se le está haciendo tarde para convencer a sus gobernados, con acciones y decisiones concretas, de que el cacareado cambio no es mas de lo mismo.

Noticias destacadas