República Digital - Indotel Anuncio

23 de abril del 2021

Opinión

Una muerte inducida

Tomás Aquino Méndez. tomas.mendez@listindiario.com.  Obligar una familia a sacar un paciente AGONIZANTE de un centro médico, suena in­humano. Aunque a lo largo de mi carrera de más de 30 años en el periodismo, he visto y oído mu­chas cosas, no asimilo esta acción, que llevó esta persona a una muerte inducida. Como yo, seguro que […]




Tomás Aquino Méndez.
tomas.mendez@listindiario.com.
 Obligar una familia a sacar un paciente AGONIZANTE de un centro médico, suena in­humano. Aunque a lo largo de mi carrera de más de 30 años en el periodismo, he visto y oído mu­chas cosas, no asimilo esta acción, que llevó esta persona a una muerte inducida. Como yo, seguro que muchos dominicanos tampo­co darán crédito a lo que expongo en estas Expresiones. Pero sí, es un caso real, conmo­vedor, indignante. El protagonista es un en­trañable amigo. Un hermano por selección. Una pariente su­ya, con dificultades para que el oxígeno le lle­gue al cerebro, entubada y en condiciones crí­ticas, debió ser ingresada de emergencia a una Unidad de Cuidados Intensivos. Sin embargo la dirección del Centro Médi­co donde estuvo varios días en la sala emer­gencia, no lo hizo. Conminó y obligó a la fa­milia a sacarla del lugar. Aclaro que estaban cumpliendo todos los requisito$$$ requeri­dos por ellos. El resultado, ya lo imaginan. Trasladar una paciente en esas condiciones, era previsible qué sucedería. Lo sabían los médicos que emplazaron la familia a sacarla del lugar. Murió, solo unas horas después de llevarla a otro centro en la zona oriental. Es una muerta del sistema de salud y de la indolencia con la que se mane­jan los servicios sanitarios en nuestro país, públicos y privados. Ojalá que, a ningunos de los ejecutivos de este PRESTIGIOSO centro médico, que dieron la orden de EXPULSAR de su clínica a esta paciente, fallecida, vivan una experiencia tan amarga y traumática.

Noticias destacadas