República Digital - Indotel Anuncio

17 de mayo del 2021

Opinión

Una oportunidad para la justicia

Luego de la reforma constitucional del año 2010, el liderazgo de los partidos tradicionales frustró la esperanza de cambios en la justicia dominicana. En aquella ocasión, prefirieron nombrar una Suprema Corte de Justicia (SCJ) y un Tribunal Constitucional (TC) controlados desde la política. Las Altas Cortes se integraron sobre la base de la repartición de […]




Luego de la reforma constitucional del año 2010, el liderazgo de los partidos tradicionales frustró la esperanza de cambios en la justicia dominicana. En aquella ocasión, prefirieron nombrar una Suprema Corte de Justicia (SCJ) y un Tribunal Constitucional (TC) controlados desde la política. Las Altas Cortes se integraron sobre la base de la repartición de puestos entre militantes políticos y allegados a los líderes de turno del PLD y el PRD. Esto ha derivado en una justicia caracterizada por el escándalo, la incapacidad para hacer frente a la corrupción y las decisiones complacientes con los grupos políticos a quienes agradecen su cargo.

La convocatoria del Consejo Nacional de la Magistratura representa una nueva oportunidad para la integración de una SCJ profesionalizada, en capacidad de funcionar con autonomía frente a los intereses políticos partidarios o de grupos corporativos. Lo mismo deberá ocurrir con el TC, donde se podrán sustituir cuatro de sus miembros. Se requiere de un Tribunal más equilibrado, sin un predominio casi absoluto del pensamiento conversador y que esté integrado por miembros menos leales a determinados líderes políticos. Por estas razones, es importante que la sociedad esté atenta al trabajo del CNM a partir del próximo 2 de octubre.

Varias organizaciones han estado insistiendo en que se creen las condiciones necesarias para que el trabajo del CNM genere credibilidad pública y contribuya a mejorar la institucionalidad de la justicia en el país. Se espera que sea acogida la solicitud realizada por 12 instituciones sociales y empresariales, de que el presidente de la SCJ convoque al pleno para escoger como su segundo representante ante el CNM, a un juez de carrera. Esto no solo estaría en sintonía con lo que plantea la Constitución y la Ley Orgánica del Poder Judicial, sino que generaría una mayor confianza en el proceso. Ninguno de los representantes de la SCJ que estuvieron en la anterior convocatoria del CNM son de carrera.

Los miembros del CNM deberán también atender la solicitud de revisión de su reglamento, de forma tal que se incorporen elementos que permitan la evaluación de los integrantes de la SCJ y del TC que cumplieron con el plazo establecido en la Constitución. Otros aspectos importantes tienen que ver con hacer de éste un proceso transparente, que permita un amplio ejercicio de veeduría ciudadana. Pero lo más importante de todo, es que el pleno del CNM desista de prácticas anteriores, donde ha prevalecido en interés de determinados grupos políticos de mantener su injerencia en un poder del Estado que debe gozar de absoluta autonomía. Una justicia independiente, jugando el rol que le corresponde, fortalecería el Estado de derecho en la República Dominicana.

Javier Cabreja.

Noticias destacadas