República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Opinión

Una pregunta insistente

Miguel Guerrero. ¿Qué piensa usted de Leonel Fernández?, me preguntaron en un pasillo de supermercado. Acostumbrado a hacer las preguntas, me sentí incómodo al responder aquella. El expresidente parece un hombre inteligente, pausado, prudente, con un enfoque moderno del futuro. ¿Por qué no lo dice en su columna? Claro que lo he dicho, respondí. Sólo […]




¿Qué piensa usted de Leonel Fernández?, me preguntaron en un pasillo de supermercado. Acostumbrado a hacer las preguntas, me sentí incómodo al responder aquella. El expresidente parece un hombre inteligente, pausado, prudente, con un enfoque moderno del futuro. ¿Por qué no lo dice en su columna? Claro que lo he dicho, respondí. Sólo que con otras palabras, y a veces de la manera en que lo estoy haciendo ahora. El hombre pretendía arrinconarme: Pero usted fue un crítico de su gobierno. Por supuesto, le contesté, y lo sigo siendo. ¿Por qué?, insistió. Porque ya fue tres veces presidente y volverlo a ser sería trágico para un país con el historial de autoritarismo que todos conocemos. Al igual que funcionarios y políticos, muchos lectores creen que las críticas a medidas gubernamentales o a planteamientos y propuestas de cambio, sean en el área económica como en cualquiera otra esfera, constituyen formas de oposición a ultranza al gobierno o a partidos que tratan de alcanzar el poder. Aunque parezca inocente decirlo, pertenezco a esa clase de periodista que aún confía en la crítica y en el ejercicio de un periodismo independiente como útiles a la sociedad y como un aporte al fortalecimiento de la práctica democrática. Uno de los peores vicios de nuestra vida institucional ha sido la tendencia al culto de la personalidad que tiende a sustraer a los gobernantes de lo que ocurre a su alrededor, haciéndoles creerse con una misión redentora. La eventual candidatura del señor Fernández sería, sin duda, el mayor factor de conflicto e incertidumbre en el proceso hacia el 2020. Congelaría al PLD y acentuaría las divisiones que afectan a la nación. El país necesita de un buen político, no de una falsa divinidad. La crítica puede ser una amiga confiable. El ojo que permita ver lo que el círculo que endiosa le oculta a un político para su propio y único provecho.

Noticias destacadas