República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

Una respuesta a un rechazo

Adolfo Valenzuela. La Administración Trump no ve con buenos ojos que varios países latinoamericanos hayan decidido ampliar sus opciones comerciales, estableciendo relaciones diplomáticas con la China de Xi Jinping. Pero el fenómeno no es nuevo. Con las acciones del mandatario Donald Trump hacia la región, sin dudas que pretender mantener la hegemonía sobre todo el […]




Adolfo Valenzuela.
La Administración Trump no ve con buenos ojos que varios países latinoamericanos hayan decidido ampliar sus opciones comerciales, estableciendo relaciones diplomáticas con la China de Xi Jinping. Pero el fenómeno no es nuevo. Con las acciones del mandatario Donald Trump hacia la región, sin dudas que pretender mantener la hegemonía sobre todo el continente va cuesta arriba. Bien lo dijo Rex Tillerson, el destituido secretario de Estado de Estados Unidos, cuando lanzó el aviso o la advertencia de que “América Latina no necesita un nuevo poder imperial”. En la región se percibe que no es importante para Washington, y hay varios ejemplos que podrían ratificar la postura. Desde la llegada de Trump, todo lo relacionado con el sur causa prurito: se retiró del acuerdo comercial con países latinoamericanos y asiáticos (Acuerto Transpacífico de Cooperación Económica -TPP); insiste en levantar un muro con su vecino México; ha expresado su intención de romper el Tratado de Libre Comercio con Canadá y México, aparte de los países aquellos embarrados que nadie sabe si Trump dijo lo que dijo, o que no lo dijo... Ni hablar sobre los inmigrantes, sobretodo si son mexicanos. Los suecos no quieren emigrar. En su momento, Tillerson realizó una gira por Latinoamérica y visitó Argentina, Perú, Brasil y Chile, y es mucha coincidencia que la mayoría de ellos mantiene un amplio intercambio comercial con el gigante asiático. Ante esa perspectiva, ¿es China el “padrino salvador” de todo un continente? ¿Desde cuándo se hacen negocios con el único fin de dar apoyo económico a una región o solo por influencia? Hasta ahora un país no ha prosperado a menos que el gobierno y la gente decida mejorar internamente, no a través de donaciones externas. Avance tecnológico, sacrificios, deseos de superación, mejoras en la educación, políticas gubernamentales acertadas, perspectivas focalizadas a muy largo plazo... eso y mucho, mucho esfuerzo, hacen que las naciones avancen. Ampliar el espectro siempre es positivo.

Noticias destacadas