República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Economía

Vías de desarrollo Estado-Sector privado

Por HUGO BUENO PASCAL. Hablar de vías de desarrollo de un país, hoy día, es un tema complejo y que requiere analizar y ponderar múltiples opciones y alternativas, lo cual se complica aun mas por las complejidades de un mundo globalizado en el que la competencia se hace cada día mas agresiva en el camino que […]




Hablar de vías de desarrollo de un país, hoy día, es un tema complejo y que requiere analizar y ponderar múltiples opciones y alternativas, lo cual se complica aun mas por las complejidades de un mundo globalizado en el que la competencia se hace cada día mas agresiva en el camino que buscan los países para alcanzar el desarrollo.

Las fortalezas de cada país, deben servir de bases para programar el desarrollo sostenible, con miras a que este camino se haga mas fácil y produzca los resultados que se proyecten alcanzar en el menor tiempo posible.

Un ejemplo, digno de imitarse lo representa Corea del Sur que hoy día es la 13va. economía más grande del mundo y su modelo fue orientado a la producción mediante grandes corporaciones, para los mercados de exportación, mediante el uso de una mano de obra altamente calificada y por supuesto una gran inversión en la educación, que va de las manos con las exigencias que requieren las capacidades de una mano de obra con estas características.

Otro ejemplo, que podríamos destacar, es el caso de Taiwán, país considerablemente más pequeño que

Corea del Sur, en cuyo caso basó su modelo de desarrollo, en la expansión de la pequeña y mediana empresa y al igual que Corea del Sur, en una gran inversión en la educación.

Ambos casos tienen como factor común y base del desarrollo, la educación, lo cual confirma, que la misma representa el mas importante e imprescindible elemento para el logro de los objetivos buscados por cada país.

La República Dominicana, es un país en el que se pueden destacar dos fortalezas que podrían ser las vías fundamentales para convertirse en un país desarrollado, turismo y agricultura y se podría agregar un tercer factor que es el sector manufacturero, como complemento de integración a los dos indicados y como eventual productor de divisas.

La llegada de turistas al país ha venido creciendo en los últimos años a una tasa acumulativa anual por encima de un 6 % y se ha convertido junto a las remesas de la diáspora dominicana en el exterior en dos grandes aportadores de divisas al país. Esta última ha venido creciendo a un ritmo mayor que la del turismo y ambas aportan mas del 50% de las divisas anuales que ingresan al país.

El turismo deberá seguir siendo apoyado por el estado dominicano quien debe realizar un análisis y adecuación de todos los impuestos, tasas aeroportuarias, servicios, que tienen un impacto negativo en el flujo turístico del país, ya que estos impuestos y tasas son finalmente cargados a los turistas y por tanto hacen mas costosas sus estadías en el país.

Por otro lado, consideramos que el estado dominicano debería realizar una reingeniería con la educación dominicana, ya que como se ha indicado anteriormente, y estos son solo dos ejemplos, sin educación no hay desarrollo, son siameses y desde cualquier punto de vista que se analice, la conclusión será que para que haya desarrollo de un país, necesariamente, los niveles de educación deberán ir a la par con el desarrollo.

No se trata solamente de realizar grandes inversiones en la educación, se trata de que estas sean de calidad y con planes y metas preestablecidas, con el seguimiento y control que permita ir haciendo los ajustes necesarios para lograr las metas programadas en los tiempos establecidos.

Indicamos que la agricultura es otra de nuestra fortaleza y que consideramos que deberá convertirse en unos de los pilares de nuestro desarrollo. En este sector se hace necesario que nuestros gobiernos pongan sus mayores esfuerzos, inversiones, asistencia técnica; y que los mismos estén orientados, no solo al desarrollo agrícola per set, mas bien al desarrollo integral que permita una industrialización y valorización de nuestros productos del campo y cada día podamos exportar con mayor valor agregado y por ende con mayores aportes de divisas a nuestra economía.

Finalmente, señalamos el factor manufacturero, que entendemos debe jugar dos papeles importantes, primeramente, debería convertirse a mediano plazo, en un soporte prácticamente total de la cadena del sector turismo y a un plazo un poco mayor, en un productor de divisas mediante las exportaciones por si mismo de partes o productos industrializados.

Lo anterior, requiere, primeramente, de la voluntad política de nuestros gobernantes, que lleguen a comprender que el sector privado produce riquezas y el estado, se nutre de esas riquezas, concepto que ha sido practicado por varios países que hoy día gozan de economías cimeras en el mundo.

El sector manufacturero de la Republica Dominicana, arrastra innumerables trabas y el mínimo respaldo estatal, lo que no le ha permitido desarrollarse y es parte de las razones del porqué, nuestras exportaciones de este sector se han visto castradas y en descenso cada año.

Entendemos que las prioridades de nuestros gobiernos deben estar orientadas a fortalecer estas tres potenciales vías para alcanzar nuestro desarrollo.

Noticias destacadas