República Digital - Indotel Anuncio

19 de abril del 2021

Opinión

Videos policiales.-

Últimamente los hemos visto   tantas veces, y con tanta frecuencia, que a cualquiera  se le puede ocurrir la idea de hacer un programa de televisión, al estilo de “Los videos  mas tontos del mundo”, para pasar solamente videos en los que los miembros  de la Policía Nacional, oficiales incluidos, cometen toda clase de atropellos contra  […]




Últimamente los hemos visto   tantas veces, y con tanta frecuencia, que a cualquiera  se le puede ocurrir la idea de hacer un programa de televisión, al estilo de “Los videos  mas tontos del mundo”, para pasar solamente videos en los que los miembros  de la Policía Nacional, oficiales incluidos, cometen toda clase de atropellos contra   ciudadanos. El mas reciente de esos videos que circula en las redes sociales y difunden los   noticieros de televisión muestra  a un oficial de la institución, conocido como Palavé,  increpando  fusil en mano a varios conductores de vehículos que  se dirigían a un entierro en Santiago; en el mismo noticiero donde lo pasaron  dijeron que el oficial es reincidente en el uso excesivo de la fuerza, pues hace un año fue investigado por golpear a varios detenidos. El hecho de que los abusos, excesos y atropellos de los miembros  de la llamada institución del orden se hayan convertido, gracias a los teléfonos inteligentes y las redes sociales, en espectáculos  públicos y casi cotidianos es gravísimo, y no solo porque daña de mala manera  la imagen de la institución que debe proteger  nuestras vidas, bienes y  propiedades, además de garantizar el orden público. Porque pudiera ocurrir que de verlos con tanta frecuencia terminemos  acostumbrándonos a  ellos  o considerándolos algo “normal”, como nos hemos acostumbrado a las  narconovelas o a la violencia y la degradación de la sexualidad que promueven en sus “canciones” algunos  cantantes urbanos. Y como a nadie le consta que esos excesos o faltas al protocolo, como eufemísticamente los llamó el otro día el Director de la Policía Nacional, reciben la sanción correspondiente, estamos condenados  a seguir  siendo sus impotentes víctimas. Así las cosas, cualquiera  de nosotros puede ser el protagonista del próximo video policial que circule en las redes sociales, por lo que debemos rogarle a Dios que nos permita  salir con vida  para poder verlo y  comentarlo. Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas