República Digital - Indotel Anuncio

19 de mayo del 2021

Opinión

Vladimir en Cooperstown

Ricky Noboa. En nuestra estadía en Cooperstown, apreciamos el valor de un “guerrero” que como Vladimir, pudo sobrevivir a la necesidad y a la falta de garantías básicas que los estados deben solventar a sus jóvenes deportistas para alcanzar sus metas, mediante un sistema de supervisión que los forme educativa e integralmente. Para nuestro orgullo, […]




Ricky Noboa.

En nuestra estadía en Cooperstown, apreciamos el valor de un “guerrero” que como Vladimir, pudo sobrevivir a la necesidad y a la falta de garantías básicas que los estados deben solventar a sus jóvenes deportistas para alcanzar sus metas, mediante un sistema de supervisión que los forme educativa e integralmente. Para nuestro orgullo, el “guerrero” Vladi respondió con la única herramienta que tenía para lograr la inmortalidad: “su bate”. Comparto lo expresado por mis colegas de la prensa sobre sus asesores que no asimilaron las limitaciones del “guerrero” para lograr un mensaje salpicado de valores cívicos, de reconocimiento a nuestros ya instalados inmortales: Juan Marichal y Pedro Martínez, a la prensa deportiva sustentadora de su brillante carrera y a la Comitiva Oficial allí presente.  El discurso no lo valoro por la retórica ni el tiempo, sino en el contenido ajustado a las realidades que lo sustentan. El atípico “guerrero” Vladi sobrevivió en una industria que vulnera el marco jurídico nacional, lo inadmisible de estimular el dopaje en menores de edad, el problema de la deserción escolar y lo más costoso, arriesgar la salud física y mental de los jugadores menores de edad por su inmadurez fisiológica, mental y corporal; lo que significa que el “guerrero” no es el producto que se obtiene bajo los procedimientos a que debemos responder, sino el producto que se origina en la materia prima de los súper dotados. Quiero manifestar la satisfacción que sentimos al ver el trabajo de nuestra prensa deportiva enarbolar los mejores conceptos críticos de informar la veracidad de los momentos que se vivieron en este episodio histórico para el béisbol dominicano, especialmente a Héctor J. Cruz, Bienvenido Rojas y Franklin Mirabal, por su gran compromiso de sobreguardar los mejores intereses del béisbol. Es propicia la ocasión para exhortar a nuestros jóvenes peloteros a que transiten por el camino de la educación que junto al béisbol son la base para alcanzar sus metas seguras de servir a la sociedad dentro y fuera del béisbol. Finalmente, agradezco la distinción del Presidente de la Rep. Dom., y amigo, Lic. Danilo Medina Sánchez, de incluirnos en la Comitiva que representó al Estado con dignidad.  Seguiremos en el punto geográfico más importante del béisbol fuera de USA, cuando recibamos a David, Adrian y Albert.

Noticias destacadas