República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Política

Vladimir Putin promulga ley que le garantizaría inmunidad al dejar el cargo

 Alexei Nikolsky / Reuters El presidente de Rusia, Vladimir Putin, promulgó una ley que permitiría a expresidentes convertirse en senadores vitalicios. El texto sostiene que un expresidente podría convertirse en senador vitalicio una vez abandone el cargo. Para los críticos, la iniciativa dificultaría entablar un proceso judicial contra los exmandatarios una vez abandonen el puesto por […]




 Alexei Nikolsky / Reuters El presidente de Rusia, Vladimir Putin, promulgó una ley que permitiría a expresidentes convertirse en senadores vitalicios. El texto sostiene que un expresidente podría convertirse en senador vitalicio una vez abandone el cargo. Para los críticos, la iniciativa dificultaría entablar un proceso judicial contra los exmandatarios una vez abandonen el puesto por dimisión o culminación del período. La iniciativa, presentada por el partido Rusia Unida en el Parlamento, forma parte de una serie de cambios en el sistema político iniciados por Putin este año que, además de la conversión de los expresidentes en senadores, prevé la postulación de Putin para dos mandatos más después de 2024. La legislación le permitiría a los presidentes nombrar hasta 30 senadores para el Consejo de la Federación (la Cámara Alta rusa), incluyendo la posibilidad de que ellos mismos se conviertan en senadores una vez dejen el cargo. Las reformas, que contaron un amplio respaldo de los votantes, están siendo analizadas de cerca en busca de pistas sobre lo que Putin podría hacer al final de su actual mandato presidencial, su segundo consecutivo y el cuarto en general. Una protección de por vida para los exmandatarios  El texto, que aún no se ha convertido en ley pero cuenta con el respaldo de la Cámara Baja del Parlamento, otorgaría inmunidad a los exmandatarios en caso de enjuiciamiento por cualquier delito cometido en su vida.
Hasta el momento, un expresidente solamente contaba con inmunidad en relación a los actos cometidos durante su mandato presidencial o relacionados con su ejercicio en el cargo. Sin embargo, no estaba exento de causas penales o administrativas vinculadas a hechos anteriores o posteriores a su mandato presidencial. Con la legislación, un expresidente sólo podrá verse privado de inmunidad por el Senado con sustento en una acusación de alta traición interpuesta por la Duma o tras haber cometido un crimen grave, cargos que deberán ser comprobados por el Tribunal Supremo. Por otro lado, una acusación contra un expresidente deberá recibir el respaldo de dos tercios de los miembros de las cámaras en el Parlamento a propuesta de un mínimo de un tercio de los diputados de la Duma. El Senado contará con tres meses para tomar una decisión, luego de dicho período la acusación será considerada como rechazada. Con EFE y Reuters

Noticias destacadas