República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Opinión

¿… Y ahora qué?

CÉSAR MEDINA Lobarnechea1@hotmail.com Ya presos los encartados en el caso Odebrecht, hay que tener claro –y reiterarlo hasta terminar de moldear la conciencia ciudadana–, que el movimiento político llamado “Marcha Verde” tiene un propósito sedicioso que nadie puede negar y que ha sido vertebrado con el propósito de debilitar las estructuras del Estado para entrar […]




CÉSAR MEDINA
Lobarnechea1@hotmail.com
Ya presos los encartados en el caso Odebrecht, hay que tener claro --y reiterarlo hasta terminar de moldear la conciencia ciudadana--, que el movimiento político llamado “Marcha Verde” tiene un propósito sedicioso que nadie puede negar y que ha sido vertebrado con el propósito de debilitar las estructuras del Estado para entrar al Palacio por la puerta del patio. … El liderazgo agazapado de ese movimiento está programando la segunda fase de sus actividades —la violenta— que va más allá de las marchas y de la repartición de camisetas, gorras, pancartas, sombrillas y material impreso. Esa propaganda cuesta una millonada, y todo ese dinero sale de los bolsillos de grupos poderosos que se han propuesto echar del poder a Danilo Medina y al resto del gobierno del Partido de la Liberación Dominicana por la vía que consideran más expedita, cuanto antes mejor... La mala noticia para ellos es que a pesar de tan fabuloso esfuerzo, no han podido mellar significativamente la imagen del presidente Medina --que conserva un 64 % de aceptación, según CID-Latinoamérica--, y ni siquiera derribar al PLD como partido puntero, que más que duplica con 44 a 20 al PRM de Hipólito Mejía y Luis Abinader.
Para colmo de sus males, el PRD en su alianza con el gobierno ha crecido dos puntos porcentuales desde las pasadas elecciones, mientras el Reformista, aliado de Abinader, descendió casi cuatro puntos en el mismo período al pasar de 5.2 a menos del 2.0 por ciento. ¿… Qué dicen esos números? Lo que dice esa encuesta de CID-Latinoamérica es que una cosa es el clamor de la gente para que la autoridad actúe contra la corrupción y cese el enriquecimiento ilícito aplicando con rigor la ley para poner fin a la impunidad, y algo absolutamente distinto es aprovecharse de una debilidad institucional para soliviantar el ánimo público. También demuestra que la mentira suele tener patas cortas y nunca llega lejos, y que es sólo cuestión de tiempo para que la manipulación quede al descubierto y la euforia circunstancial se vaya desvaneciendo. La gente es susceptible de dejarse seducir por una causa justa aunque en principio no advierta la intención real de quien la corteja, que en este caso son intereses políticos de diversa naturaleza que coinciden en el propósito común de sacar del poder al PLD pasándole por encima a Danilo Medina, algo imposible de lograr sin desmoronar primero la imagen del Gobierno. Adecentar la administración pública debe ser siempre una lucha de todos, lo mismo que transparentar la actividad financiera del gobierno y la administración de los fondos del Estado, que no solo en lo que atañe al Poder Ejecutivo sino también a los demás poderes que administran recursos económicos con absoluta autonomía y escasa fiscalización. … Ojo con la violencia Una de las debilidades institucionales que el Gobierno ha tenido que torear como heredad maldita y con la que el país ha lidiado históricamente, es la carencia de controles en la fiscalización del gasto público generando una laxitud que facilita el enriquecimiento ilícito a partir de la creencia de que los bienes del Estado no tienen dueño. Sería una iniquidad, sin embargo, regatearle al presidente Medina su esfuerzo para transparentar el gasto público imponiendo controles y creando mecanismos legales de fiscalización. El último ejemplo ha sido respetar la autonomía del Procurador en el caso Odebrecht. Obviamente, quedan cosas por hacer en ese sentido. En los próximos días el llamado Movimiento Verde terminará de perder vigencia a propósito del sometimiento de los imputados de Odebrecht… … Por eso ha comenzado “la otra lucha”… la violencia. Ya verán que la cosa pasará de castaño a oscuro.

Noticias destacadas