República Digital - Indotel Anuncio

11 de mayo del 2021

Opinión

¿… Y los cuartos?

César Medina. lobarnechea1@hotmail.com. Si el empresario Ángel Rondón recibió ganancias por 92 millones de dólares en sus 16 años como representante comercial de la Odebrecht en el país, lo único que puede hacer el Ministerio Público es investigar si su empresa pagó al fisco los impuestos que debió pagar… … Si no lo hizo, Rondón […]




César Medina.
lobarnechea1@hotmail.com.

Si el empresario Ángel Rondón recibió ganancias por 92 millones de dólares en sus 16 años como representante comercial de la Odebrecht en el país, lo único que puede hacer el Ministerio Público es investigar si su empresa pagó al fisco los impuestos que debió pagar…

… Si no lo hizo, Rondón se haría reo de un delito que se conoce como evasión fiscal más común en nuestro medio que la práctica barrial de la vitilla, que se juega en cualquier esquina con un palo de escoba y las tapitas plásticas de los botellones de agua, y la sanción sería una multa y el pago de los valores evadidos.

Pero si no hubo evasión y Rondón puede comprobar que pagó sus impuestos en cuyo caso no sería nada difícil porque Impuestos Internos siempre emite recibos o constancias de pagos, lo mejor que podría hacer la Procuraduría sería pedirle excusas por las molestias y reparar públicamente el daño infligido.

Lo difícil será probar que Odebrecht entregó todo ese dinero a Rondón para pagar coimas a funcionarios y agenciarse contratos de obras multimillonarias que en todos los casos exigen licitación internacional abierta, con bases específicas y exigencias de participación.

Y si esas licitaciones fueron viciadas, tampoco habría forma de probarle a Rondón que él pagó para corromper un procedimiento administrativo que pudo haber sido denunciado en su momento y que nunca se hizo… excepto el caso de las dos plantas de Punta Catalina, lo que explica entonces que el presidente Danilo Medina haya creado una comisión de notables para investigar esa particularidad.

… Pero no hay sangre
“La gente quiere ver sangre… Pero si no hay sangre, la gente no puede ver sangre”, comentaba en días recientes un influyente funcionario gubernamental en un círculo de amigos.

La tarea de Ángel Rondón es demostrar que no pagó sobornos a funcionarios y que el dinero que recibió de Odebrecht fue producto de sus ganancias como socio comercial de los brasileños durante 16 años.

Quizás Rondón no pueda demostrar que pagó todos los impuestos por esa alta renta recibida, pero de ser el caso se le deberá tomar en cuenta, como atenuante, dos amnistías fiscales que se produjeron desde el 2001 hasta el 2011 y computarle sólo la diferencia, además de que tendría que pagar las multas que implicaría tal evasión impositiva.

Tengo entendido que en esa dirección anda la línea de defensa de Rondón ante la eventualidad de que el caso llegue a los tribunales o para que en el proceso de la investigación del Ministerio Público se desestime su incriminación.

… El ruido callejero
Es probable que el procurador general, Jean Alain Rodríguez. se esté dejando llevar también por el ruido callejero sin profundizar en el orden de factores que deberá seguir para que el Estado pueda reclamar a la multinacional brasileña el último centavo sacado del país mediante trapacerías y mecanismos de sobornos para sobrevaluar obras.

La primera tarea tal como lo vienen haciendo Perú, Ecuador, Colombia y Panamá, es exigir la justa indemnización para recuperar no sólo los 92 millones de dólares que Odebrecht admite haber pagado en sobornos, sino también las sumas multimillonarias con que las obras construidas aquí fueron sobrevaluadas.

La totalidad de esa suma ha sido calculada por el economista Bernardo Vega en más de 257 millones de dólares que los brasileños tendrían que devolver al país. Después de lograda esa primera fase, entonces debe procederse penalmente contra todo el que resulta implicado en ese robo a un pueblo pobre.

¡… Lo primero, debe siempre ser lo primero. Lo otro que venga después!

Noticias destacadas